3 de agosto de 2013 / 08:57 p.m.

Tegucigalpa • El Gobierno de Honduras ordenó hoy un dispositivo militar para apoyar a las autoridades de la Penitenciaria Nacional, donde este sábado un motín dejó tres muertos y nueve personas heridas, y suspendió las visitas del fin de semana, informaron fuentes oficiales.

El ministro hondureño de Comunicación, Miguel Ángel Bonilla, dijo en rueda de prensa que el presidente de su país, Porfirio Lobo, "ha instruido a las Fuerzas Armadas tener presencia inmediata en la Penitenciaria Nacional para dar respaldo a las autoridades encargadas de este centro", el principal del país.

Tras lamentar la riña que se registró a las 06:30 hora local (12:30 GMT) entre miembros de la pandilla Mara 18 (M-18) y presos que no militan en esos grupos que se hacen llamar "paisas", Bonilla indicó que los militares estarán de "manera permanente" en la cárcel, ubicada a unos 25 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

Agregó que Lobo también solicitó a los miembros del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad que en la próxima reunión, que se celebrará el lunes, presenten "sus aportes" para darle una "solución integral" a la problemática en las cárceles hondureñas.

El director de centros penales de Honduras, Simeón Flores, por su parte, confirmó en rueda de prensa la cifra de tres pandilleros de la M-18 muertos y nueve personas heridas, entre ellas tres custodios, aunque no descartó que el número de lesionados pueda aumentar.

"Estamos haciendo un chequeo módulo por módulo para detectar si hay más personas muertas o heridas", indicó Flores, quien además anunció que debido a la riña se ha suspendido la visita de familiares en la cárcel.

Agregó que las víctimas mortales fueron identificadas como Héctor Orellana, Orlin Rodríguez y Saúl Medina.

La pelea fue "con armas de fuego e incluso una granada", explicó el director de centros penales, quien aseguró que las autoridades "tienen el control" de la cárcel.

Las autoridades no saben aún las causas de la reyerta, señaló Flores, quien identificó a los seis presos lesionados como Nahum Montes, Wilmer Díaz, Daniel Hernández, Juan Carlos Cruz, Nellyn Turcios y Orlin Solórzano.

Los custodios heridos, que no fueron identificados, permanecen ingresados en un hospital privado de Tegucigalpa.

La Penitenciaria Nacional, al igual que el resto de las cárceles de Honduras, es considerada una "bomba de tiempo" por el hacinamiento y otras condiciones infrahumanas en las que viven los presos, lo que reconocen las máximas autoridades del país centroamericano.

El motín se registra un día después de que el relator para los derechos de las personas privadas de libertad de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Rodrigo Escobar Gil, presentó un informe sobre la situación de las cárceles en Honduras.

"El sistema penitenciario en Honduras es deshumanizado, paupérrimo y corrupto", con cárceles que "son totalmente contrarias a la dignidad humana", afirmó Escobar Gil.

EFE