4 de octubre de 2013 / 06:36 p.m.

Los hechos se relacionan tras el asesinato del destacado clérigo musulmán Sheikh Ibrahim Rogo.

Kenia.- Por lo menos cuatro personas murieron hoy y siete más resultaron heridas durante enfrentamientos con la Policía en Mombasa, en la costa sur de Kenia, tras el asesinato del destacado clérigo musulmán Sheikh Ibrahim Rogo.

Un grupo de personas originaron diferentes disturbios en los citados distritos de la ciudad portuaria, entre ellos el incendio de una iglesia del Ejército de Salvación.

Alrededor de las 22:00 hora local de ayer (19.00 GMT), el vehículo en el que viajaban Rogo y sus acompañantes fue acribillado a tiros a medio kilómetro de la comisaría de Bamburi, en el norte de Mombasa.

Sólo uno de los ocupantes sobrevivió al ataque, Salim Aboud, quien relató que varios hombres armados comenzaron a disparar sobre la furgoneta en la que se desplazaban los cinco hasta que ésta se salió de la carretera.

Abubakar Shariff, quien acudió a la escena del ataque, acusó a la Unidad de la Policía Antiterrorista (ATPU, por su acrónimo inglés) de la matanza.

En su opinión, la Policía quiso vengarse del atentado terrorista llevado a cabo por la milicia integrista somalí Al Shabab en el centro comercial Westgate de Nairobi entre los pasados 21 y 24 de septiembre, un asalto en el que murieron al menos 74 personas.

La situación en Mombasa es tensa, y la Policía aún trata de contener a la multitud con un despliegue de "cientos de agentes armados", según el diario keniano "The Standard".

De momento hay cuatro víctimas mortales, y otras siete personas están siendo tratadas en hospitales por heridas de diversa consideración.

El fallecido Rogo era considerado el sucesor de Aboud Rogo, radical islámico que también fue asesinado a tiros en Mombasa en circunstancias muy similares el 27 de agosto de 2012.

Su muerte también provocó una oleada de violencia muy parecida a la actual, que se saldó con tres policías muertos y varios heridos.

La ONU y Estados Unidos consideraban al clérigo musulmán asesinado en 2012 como uno de los principales líderes de Al Shabab en Kenia.

Éste había sido juzgado por su presunta relación con el ataque perpetrado en 2002 en Mombasa contra el Hotel Paradise (de propiedad judía), que acabó con la vida de 13 personas y dejó 80 heridos, cargos que posteriormente fueron rechazados.

En febrero de 2012, Aboud Rogo fue detenido por la supuesta posesión de un kaláshnikov, 113 cargadores de munición, dos granadas, dos pistolas y 102 detonadores.

Alrededor del 20 por ciento de la población keniana que profesa la fe musulmana está concentrada en su mayoría en la costa del país africano.

Aunque la convivencia entre las diferentes religiones en Kenia -donde la mayoría de la población es cristiana- ha sido tradicionalmente pacífica, en los últimos años se ha incrementado el resentimiento entre cristianos y musulmanes.

En parte, esto se debe al reclutamiento en territorio keniano, por parte de Al Shabab, de nuevos combatientes, que habrían cometido diversos atentados en Kenia.

EFE