8 de agosto de 2013 / 03:41 p.m.

La televisión siria transmitió imágenes del presidente de Siria, Bachar Al Assad, orando en una mezquita, luego de que rebeldes dijeran haber disparado cohetes y proyectiles a una caravana que trasladaba al mandatario.

La presidencia de Siria también difundió fotografías de Assad, mientras oraba para marcar el día festivo musulmán del Eid.

Al menos dos brigadas de rebeldes sirios afirmaron que alcanzaron la caravana de Assad en el distrito Malki de Damasco, pero el Ejército y el ministro de Información negaron los informes de que el presidente hubiese sido atacado.

Assad tiene una casa y una oficina en un barrio de lujo de Damasco, que en gran medida ha quedado exento de los bombardeos y batallas que azotan los suburbios pobres de la ciudad.

Esta fue la tercera aparición pública del líder sirio en más de una semana ahora que su régimen trata de capitalizar los avances logrados recientemente en el campo de batalla contra los rebeldes que luchan por derrocarlo.

El ministro de Información Omran al-Zoubi desestimó las afirmaciones sobre el ataque al calificarlos de "rumores" y dijo a la televisión estatal que Assad llegó en su propio automóvil a la mezquita de Anas bin Malik, en el corazón de Malki.

El Observatorio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña y que supervisa de cerca el conflicto en Siria, dijo que sólo tres proyectiles de mortero cayeron en Malki temprano en la mañana. El barrio rara vez ha sido atacado por las fuerzas de la oposición durante el conflicto.

No hubo reportes inmediatos de víctimas o daños por el bombardeo, que fue confirmado por los residentes de Malki, que hablaron a condición de guardar el anonimato por temor por su propia seguridad.

Rami Abdul-Rahman, director del Observatorio, dijo que no tenía confirmación de que la caravana de Assad hubiera sido alcanzada y se mostró escéptico de los informes.

Una brigada de rebeldes islámicos, Liwaa Tahrir al-Sham, dijo que disparó varios obuses de 120 milímetros en dirección de la caravana de Assad después vigilar minuciosamente su ruta.

El capitán Islam Alloush del Liwa al-Islam, otra brigada rebelde, también se atribuyó la responsabilidad, diciendo que hubo bajas entre el séquito de Assad. Dijo que llevó a cabo el ataque por separado y sin coordinarse con la brigada de Tahrir al-Sham.

La agencia de noticias estatal siria dijo que varios proyectiles de mortero también alcanzaron el suburbio de la capital que es sede de la mezquita chií con cúpula dorada de Sayeda Zeinab, matando a cinco personas e hiriendo a otras 12. El santuario, situado a pocos kilómetros al sureste de Damasco, lleva el nombre de la nieta del Profeta Mahoma. El santuario es popular entre los devotos y turistas iraníes.

Según la ONU, más de 100 mil personas han muerto desde que el conflicto comenzó en marzo de 2011 con manifestaciones pacíficas contra el régimen de Assad. El conflicto más tarde se convirtió en una guerra civil.

AP