18 de marzo de 2013 / 02:23 p.m.

Pekín • Una mujer tibetana, Kunchok Wangmo, de 31 años, murió tras prenderse fuego en Aba, en la provincia china de Sichuan, para protestar contra la dominación china, informó hoy la estación Radio Free Asia.

Según Radio Free Asia, Kunchok Wangmo se prendió fuego inmediatamente antes de la medianoche del pasado miércoles en el condado de Ruoergai, pero la Policía china, que se hizo con el cuerpo y lo cremó antes de entregar las cenizas a la familia de la fallecida, mantuvo oculta la inmolación.

El esposo de la inmolada, Dolma Kyab, fue detenido cuando rechazó cumplir las órdenes de las autoridades chinas que pretendían achacar la iniciativa de la mujer a una pelea doméstica, según la emisora, que cita a Dzoge Lekshek, un tibetano en el exilio con contactos en la región.

"Las autoridades querían que Dolma Kyab declarara que ella se prendió fuego como resultado de una pelea familiar y cuando él se negó le detuvieron y se lo llevaron", explicó el tibetano exiliado.

Kunchok Wangmo es la mujer tibetana número 15 que se prende fuego desde que comenzó la ola de inmolaciones contra la dominación china en Tíbet y en favor del regreso de su líder espiritual, el Dalai Lama, en febrero de 2009.

Desde entonces, 109 tibetanos se han prendido fuego en este tipo de protestas.

El sábado, el monje tibetano Lobsang Thokmey, de 28 años, se inmoló en el monasterio de Kirti, en Aba -donde en los últimos doce meses se han producido fuetes tensiones entre las autoridades y los monjes-, para marcar el quinto aniversario de los peores disturbios de las últimas décadas en Tíbet.

Pekín acusa al Dalai Lama y a los grupos de apoyo al independentismo tibetano en el exilio de aplaudir y animar estas inmolaciones, pese a que el líder espiritual y premio Nobel 1989 ha pedido el cese de estas protestas suicidas.

China asegura que el Tíbet es desde hace siglos parte inseparable de su territorio, mientras que los tibetanos argumentan que la región fue durante mucho tiempo virtualmente independiente hasta que fue ocupada por las tropas comunistas en 1951, si bien considera ese hecho una "liberación" de la "teocracia".

EFE