22 de noviembre de 2013 / 04:44 p.m.

Las tres mujeres que permanecieron como "esclavas domésticas" durante más de 30 años en una casa de Londres eran golpeadas por sus captores y estaban sometidas a un fuerte control emocional, según desveló hoy la Policía.

El caso de las mujeres -una malasia de 69 años, una irlandesa de 57 y una británica de 30- ha conmocionado al Reino Unido, mientras la Policía procura esclarecer las circunstancias que llevaron a su captura en una vivienda de Lambeth, en el sur de Londres.

Dos personas -un hombre y una mujer, ambos de 67 años- fueron puestas hoy en libertad bajo fianza tras su detención ayer por las fuerzas del orden dentro de esta pesquisa.

Las mujeres fueron rescatadas por la Policía cuando salieron de la casa en ausencia de los captores el pasado 25 de octubre, después de que una de ellas hiciera días antes una llamada de teléfono a la organización no gubernamental Freedom Charity.

Aunque aún se espera conocer los detalles del caso, Scotland Yard informó hoy de que los captores les pegaban y abusaban de ellas emocionalmente, si bien está descartado el componente sexual o de tráfico de personas pues no fueron traídas al país por la fuerza.

Se desconoce por el momento las circunstancias del nacimiento de la mujer británica que tiene 30 años y que, según la Policía, pasó toda su vida sin aparente contacto con el mundo exterior.

En un encuentro hoy con la prensa, las fuerzas del orden indicaron que los captores no son británicos y habían sido detenidos en los años setenta, si aportar detalles.

Los captores, agregaron, llevan "muchos años" viviendo en el Reino Unido y son investigados también por supuestos delitos de inmigración.

Este es un caso "único", "complicado" y "perturbador de control emocional durante muchos años", si bien para el mundo exterior parecía una "familia normal", explicó la Policía.

El comandante Steve Rodhouse, que facilitó algunos detalles hoy a la prensa, dijo que los agentes tratan de averiguar cuáles fueron las "esposas invisibles" utilizadas por los captores para ejercer "tal nivel de control sobre estas mujeres".

Los detectives a cargo del caso han puntualizado que la investigación, en la que trabajan 37 personas, llevará mucho tiempo debido a la gran cantidad de años que las tres permanecieron retenidas en contra de su voluntad.

Además, la Policía indicó que la vivienda de Lambeth, cuyo lugar exacto no ha sido revelado dada la "sensibilidad" de la pesquisa, fue registrada ayer durante 12 horas y se recuperaron 55 bolsas con 2.500 "piezas" de evidencias.

Aneeta Prem, la fundadora de Freedom Charity, organización dedicada a ayudar a menores vulnerables, dijo hoy a la cadena ITV que las mujeres, con las que se reunió ayer, vivieron en "horribles condiciones".

"Cuando me encontré con ellas (...) todas me abrazaron, lloraron mucho y agradecieron a la ONG por el trabajo que hizo para salvarles la vida", afirmó Prem, y explicó que las tres tienen por delante un camino difícil para adaptarse a una nueva vida.

"Será un proceso difícil, teniendo en cuenta que estas mujeres salieron (de la vivienda) sin nada. La fundación va a tener que tratar de ayudarlas en este camino difícil", añadió.

Según explicó, la irlandesa fue la que hizo la llamada a Freedom Charity el pasado 18 de octubre para decir que había estado retenida en contra de su voluntad durante más de 30 años.

Al recordar el día del rescate, cuando afuera de la casa había agentes de Policía y miembros de la ONG que les esperaban, Prem dijo que fue un momento muy emotivo para toda la fundación.

"Cuando recibimos el mensaje de que estaban fuera, el centro donde se reciben las llamadas estalló en gritos de alegría y hubo muchas lágrimas", relató Prem.

EFE