7 de mayo de 2013 / 01:12 p.m.

La ciudad de Pekín, en la que las normas de educación vial no se cumplen todo lo que sería deseable, ha decidido tomar la drástica medida de multar a los peatones y ciclistas que crucen los semáforos en rojo, informaron hoy las autoridades municipales a través de la agencia oficial de noticias Xinhua.

Los viandantes que crucen en rojo serán multados con 10 yuanes (1,62 dólares, 1,24 euros), mientras que los vehículos no motorizados, lo que incluye bicicletas y los triciclos a pedales tan frecuentes en la capital, tendrán una sanción de 20 yuanes (3,24 dólares, 2,48 euros).

La norma, que pocas ciudades del mundo se han atrevido a introducir, se ha anunciado pocos meses después de que Pekín pusiera en vigor, con polémica, otra regulación que obliga a los conductores a detener sus vehículos también con el semáforo en ámbar, algo que no ha hecho sino añadir confusión a la circulación pequinesa.

Cruzar en rojo se ha convertido en una costumbre muy habitual en las calles de Pekín y otras ciudades chinas, dado que el semáforo en verde tampoco asegura que los vehículos no van a pasar (muchos de ellos no se detienen si después de la intersección van a girar).

Los ciudadanos del país hasta dicen haber creado el "estilo chino" de cruzar las calles, que no es otro que cruzar en grupo, esté el semáforo rojo o verde, para así "protegerse" unos a otros ante los conductores.

Como consecuencia de estas costumbres, casi todas las grandes avenidas de ciudades como Pekín tienen altas vallas metálicas en su mediana, con el fin de que los peatones, ya que cruzan en todo momento y lugar, al menos lo hagan en pasos de cebra y zonas con semáforos.

EFE