4 de junio de 2013 / 12:50 p.m.

 

 

San José • Los gobiernos de China y Costa Rica suscribieron multimillonarios acuerdos de cooperación sobre infraestructura, energía, educación y comercio, en el marco de una visita del presidente Xi Jinping, para quien la relación es “ejemplo de cómo cooperar entre países de diferentes tamaños”.

Xi, quien llegó procedente de Trinidad y Tobago donde se reunió con líderes de nueve naciones del Caribe, mantuvo un encuentro privado con la presidenta Laura Chinchilla, y luego ambos asistieron a la firma de acuerdos por un monto de casi dos mil millones de dólares, casi 4 por ciento del producto interno bruto (PIB) de este pequeño país.

“Las relaciones entre China y Costa Rica pueden convertirse perfectamente en un ejemplo de cómo cooperar entre países de diferentes tamaños y condiciones nacionales distintas”, dijo Xi, quien llegó aquí horas después del sexto aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas.

Xi y la primera dama Peng Liyuan fueron recibidos en la Casa Presidencial por más de un centenar de escolares que rindieron al primero los honores de jefe de Estado visitante, como marca la tradición en este país sin ejército desde hace más de seis décadas.

Costa Rica es el único país de Centroamérica que desde hace siete años tiene lazos diplomáticos con Pekín. Las otras naciones —incluida la Nicaragua sandinista— reconocen a Taiwán, la isla-Estado que aceita los lazos con la veintena de países que la reconocen en el mundo mediante un activo sistema de cooperación, aunque China reclama a Taiwán como parte de su territorio.

La carretera 32, que sobre 150 km atraviesa la Cordillera Central hasta alcanzar el principal puerto de Costa Rica sobre el Caribe, es una de las cuatro vías estratégicas del país, y su reconstrucción demanda 400 mdd, que serán financiados por China.

Modernizar y ampliar la ya obsoleta refinería de petróleo del país, casi triplicando su producción, es uno de los principales proyectos por unos mil 500 mdd, de ellos mil 200 aportados por China.

Los acuerdos incluyeron protocolos sanitarios para dar inicio a los envíos de carne de cerdo y el anuncio de exportaciones lácteas.

También se firmó una donación de ocho mil laptops para alumnos y dinero para construir una escuela de policía, aumentando una cuenta que ya llega a 160 mdd de donaciones desde 2007, lo que hace de Pekín el principal cooperante del país, por encima de las ayudas en total de Estados y España.

Tras la firma de acuerdos, Xi visitó la Asamblea Legislativa y se reunió con el alcalde de San José y candidato presidencial oficialista, Johnny Araya.

Mientras, la primera dama china visitó en la capital el Hospital de Niños, orgullo del sistema de salud costarricense y herencia del Estado de bienestar de mediados del siglo XX.

Por la tarde Xi se trasladó a una pequeña finca de café, a 15 kilómetros al noroeste de San José, en El Socorro de Santo Domingo.

La prensa no fue convocada, pero se informó que allí el presidente chino se sacó su chaqueta y, fuera de protocolo, recorrió el lugar y luego bebió café con sus anfitriones, una familia numerosa que subsiste del producto de su tierra, aledaña a la Escuela de Policía.

Un banquete oficial en el teatro Nacional marcó anoche el fin de la visita oficial de Xi, quien hoy arribará a México, para luego estar en EU los días 7 y 8.

La visita del flamante jefe de Estado de la segunda economía mundial se da un mes después de la del presidente de EU, Barack Obama, lo que supone “un gran conocimiento de las principales potencias del mundo”, expresó Chinchilla el viernes.

Claves

México se conduele

- El gobierno de México envió sus condolencias a su par chino tras el incendio ayer en un matadero avícola en la provincia de Jilin, al norte de China, en el que fallecieron 119 personas.

- México también “lamenta la pérdida de vidas y expresa su solidaridad con los heridos de este trágico accidente”, afirmó el comunicado de la Cancillería.

- En la zona del siniestro siguen las tareas de rescate en la ya considerada peor catástrofe de este tipo de los últimos años en China.

Agencias