AP
29 de julio de 2016 / 10:46 a.m.

LONDRES.- Hay fans con varitas y disfraces de hechicero, fiestas de medianoche y multitudes de "muggles" emocionados. La magia de Harry Potter ha vuelto.

Nueve años después de la última novela de J.K. Rowling sobre el niño mago, Harry regresó, en las tablas y el papel, produciendo la misma alquimia comercial.

Harry Potter y el niño maldito, una obra teatral de dos partes que empieza 19 años después del final de la última novela, se estrena oficialmente mañana en el Palace Theatre de Londres y ya es un éxito. Aunque los productores no emitirán las cifras de boletería, las entradas están mayormente vendidas hasta diciembre del 2017. Otras 250.000 saldrán a la venta el 4 de agosto.

"Es un acontecimiento teatral en el sentido más real", dijo el comentarista de teatro Terri Paddock, quien cofundó el cibersitio MyTheatreMates.

"Uno no puede venir al Palace Theatre y no contagiarse de emoción. Hay tanta euforia. Los transeúntes se detienen a mirar ... niños con capas y varitas y la emoción por la magia", agregó.

Y el boom por Harry Potter no se limita al teatro. Las librerías esperan una época de bonanza cuando la obra se publique el domingo. Miles de librerías alrededor del mundo harán fiestas de medianoche el sábado tras reportar preventas no vistas desde la publicación en 2007 de Harry Potter y las reliquias de la muerte, la entrega final de la serie de siete libros. La editorial estadounidense Scholastic ha impreso 4,5 millones de ejemplares, según Publishers Weekly.

El Niño Maldito no es una novela, y no fue principalmente escrita por Rowling. La autora ayudó a desarrollar la historia, pero la obra es del dramaturgo Jack Thorne, quien ha llevado al teatro la historia sueca de vampiros Déjame entrar.

La obra sobre Potter dura cinco horas y se presenta en dos partes, que pueden verse en noches separadas o en días que se ofrecen funciones consecutivas.

Harry, quien fue visto por última vez como un mago adolescente, es ahora un ajetreado sirviente civil en el Ministerio de la Magia, mientras que su hijo Albus estudia en la Escuela Hogwarts de Magia y Hechicería. La sinopsis de los productores dice que "mientras Harry lucha con un pasado que se niega a permanecer en el pasado, su hijo Albus debe luchar con el peso de un legado familiar que nunca quiso".

Más allá de eso, pocos detalles de la trama se han filtrado durante los casi dos meses de funciones de preestreno. Los miembros de la audiencia reciben insignias que los exhorta a mantener el secreto (#keepthesecret), y la mayoría lo ha hecho.

"El niño maldito" parecería listo para una adaptación cinematográfica, pero una vocera de Rowling dijo que "no hay planes para una película".

La obra está atrayendo a una audiencia más joven que la usual, y el circuito teatral de Londres espera que traiga a una nueva generación de espectadores, del mismo modo en que las novelas inspiraron a incontables niños a leer.