MULTIMEDIOS DIGITAL

7 de marzo de 2017 / 09:47 a.m.

ESPECIAL.- El cantante británico George Michael, quien fue hallado muerto el 25 de diciembre de 2016 en su casa en la localidad inglesa de Goring­-on-­Thames, murió por causas naturales, determinó el informe final del forense.

Las causas de la muerte del artista a los 53 años fueron una miocardiopatía dilatada con miocarditis e hígado graso, explicó en un comunicado Darren Salter, forense en ­jefe del condado de Oxfordshire, poniendo fin a la investigación y a la necesidad de nuevas pesquisas.

La primera autopsia realizada a Michael arrojó el pasado diciembre resultados no concluyentes, por lo que se dispusieron nuevos exámenes.

Desde el principio se descartó alguna circunstancia sospechosa en el deceso del músico, autor de temas como "Careless Whisper" o "Faith", y la policía de Thames Valley, responsable del área de Goring-­on­Thames, consideró entonces que el fallecimiento era inexplicable, pero no sospechoso.

"Al existir una causa natural confirmada de la muerte, una cardiomiopatía dilatada con miocarditis e hígado graso, la investigación no continuará y no existe ninguna necesidad de llevar a cabo una investigación o nuevas pesquisas", afirmó el juez.

En la nota se indica además que no se proporcionarán en el futuro nuevas actualizaciones sobre el fallecimiento y que la familia del cantante pide a los medios de comunicación y a los ciudadanos que respeten su privacidad.

Fadi Fawaz encontró muerto al cantante en la cama la mañana de Navidad, cuando fue a recogerlo a su casa.

Michael, cuyo nombre real era Georgios Kyriacos Panayiotouuna, vendió durante su carrera más de 100 millones de álbumes por todo el mundo y fue una de las estrellas más reconocidas del mundo del pop de las décadas de los 80 y 90, primero como integrante de "Wham!" y luego en solitario.

Su muerte, a los 53 años, cerró un 2016 trágico para el mundo de la música, que perdió en enero a David Bowie, a Prince en abril y a Leonard Cohen en noviembre.