25 de julio de 2014 / 05:57 p.m.

México.- Naya Rivera, mejor conocida como la cruel Santana en 'Glee', dejó a todos con la boca abierta, al unir su vida con Ryan Dorsey en una ceremonia muy exclusiva en una playa de Cabo de San Lucas, México, de una forma de lo más romántica.

Tras la sorprendente noticia del matrimonio de Naya Rivera y Ryan Dorsey, comenzaron a conocerse nuevos detalles sobre la íntima ceremonia en la que los actores se dieron el sí quiero y a la que asistieron solamente 12 personas, un selecto grupo de familiares cercanos a la pareja que, pese al privilegio de ser testigos de su precipitada unión, no pudieron evitar mostrarse atónitos ante la apresurada decisión tomada por los dos enamorados."Nos enteramos de que se iban a casar solo seis semanas antes de la boda y, naturalmente, nos quedamos petrificados cuando vimos la invitación. De hecho, yo conocí a Naya hace solo dos semanas, cuando mi hijo me animó a quedar con ellos un día que estaban en California. Es una chica muy simpática y sensata, no tiene la cabeza en las nubes", confesó el padre de Ryan, Arnold Dorsey, al diario británico Daily Mail.

Después de dar el sí quiero y la celebración de un convite en la que el marisco fue el gran protagonista, varios amigos de la pareja se unieron a la animada fiesta que, además de poner el broche de oro a la romántica jornada, se alargó hasta altas horas de la madrugada. Durante una noche de diversión similar, pero hace cuatro años, los hoy recién casados se cruzaron en sus respectivas vidas y dieron comienzo a una estrecha amistad que con el tiempo ha derivado finalmente en un sólido romance."Se conocieron en una discoteca de pura casualidad, ella le vio y fue a hablar con él. Ryan no quería ningún tipo de relación seria porque estaba concentrado en su trabajo. Sin embargo, se hicieron muy amigos y supongo que se plantearon dar comienzo a una relación más seria después de que Naya pusiera fin a su compromiso con Big Sean", reveló el padre del actor.

FOTO: Especial

AGENCIAS