EFE
8 de agosto de 2013 / 07:16 p.m.

Washington • Negociadores israelíes y palestinos se reunirán el próximo miércoles 14 de agosto en Jerusalén (Israel) para reanudar formalmente las negociaciones directas y tienen planeado otro encuentro próximamente en Jericó (Cisjordania), informó hoy Estados Unidos.

"Las negociaciones entre israelíes y palestinos se reanudarán el próximo 14 de agosto en Jerusalén, y tienen planeada una reunión después en Jericó" para la que no se ha determinado aún la fecha, dijo hoy la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

El enviado especial de EU para Oriente Próximo, Martin Indyk, y su "número dos", Frank Lowenstein, viajarán a Israel para participar en la reunión, la primera tras el acuerdo trazado por ambas partes en una reunión la semana pasada en Washington.

El secretario de Estado de EU, John Kerry, adelantó al término de esa reunión en Washington que, por acuerdo entre las partes, él sería el único autorizado a hacer anuncios o declaraciones públicas sobre las negociaciones, y el resto del proceso se mantendría confidencial.

No obstante, en esta ocasión el titular de Exteriores "no espera hacer ningún anuncio" posterior a las conversaciones, indicó Psaki.

La portavoz señaló que la agenda aún no está cerrada, por lo que aún se desconoce si el encuentro en Jericó se producirá también la próxima semana o si será una tercera ronda programada para más adelante.

Durante su reunión en Washington la semana pasada, los jefes negociadores israelí y palestino diseñaron un plan de trabajo para alcanzar un acuerdo de paz en los próximos nueve meses, sin dejar fuera ninguno de los asuntos más conflictivos y con la mediación de Estados Unidos.

Kerry adelantó entonces que las partes se reunirían en algún momento de las dos semanas siguientes en Israel o los territorios palestinos "con el fin de comenzar el proceso de negociación formal".

El anuncio coincide con la aprobación preliminar por parte de Israel de la construcción de más de 800 nuevas viviendas en colonias judías en los territorios palestinos ocupados, algo que Estados Unidos ha reprochado a su aliado.

"No aceptamos la legitimidad de los asentamientos y creemos que no ayuda al proceso", aseguró hoy Psaki. "Hemos hablado sobre esto con el Gobierno de Israel y hemos dejado claras nuestras preocupaciones" sobre el nuevo plan, agregó.

Sin embargo, Kerry cree "que ambas partes están en la mesa de buena fe" y no espera que el anuncio de nuevos asentamientos afecte al clima en las negociaciones del próximo miércoles, afirmó.

Kerry y Susan Rice, la asesora de seguridad nacional del presidente Barack Obama, se reunirán esta noche en la Casa Blanca con líderes de la comunidad judía estadunidense, y mañana se verán también en la residencia presidencial con representantes de la diáspora palestina y de origen árabe en el país, anunció Psaki.

"Los encuentros servirán para ponerles al día sobre el proceso de paz y escuchar las perspectivas de gente que lleva décadas implicada en esto y comparte nuestro objetivo de conseguir una solución de dos estados", indicó la portavoz.