13 de enero de 2013 / 06:02 p.m.

El mandatario venezolano "continúa asimilando de buena manera el tratamiento y cada día avanza en su recuperación" asegura su hermano Adán y pide rechazar “rumores” en las redes sociales.

 

La Habana.- El presidente venezolano Hugo Chávez se recupera “de buena manera” en Cuba y no está en coma ni sus familiares discuten desconectarlo, como se ha rumoreado en redes sociales”, informó su hermano Adán, también gobernador de Barinas (estado del suroeste), citado ayer en un comunicado.

"Son totalmente falsas las informaciones que han circulado por las redes sociales y otras vías, donde señalan que el presidente se encuentra en un estado de coma y que la familia estaba discutiendo la supuesta desconexión de los equipos que le alargaban la vida", afirmó Adán Chávez, según el documento emitido por el estado de Barinas.

El mandatario venezolano, de 58 años, "continúa asimilando de buena manera el tratamiento y cada día avanza en su recuperación", aseguró su hermano, que llegó el viernes a su país procedente de La Habana, donde se ha mantenido la familia, aunque precisó que es la vicepresidencia la encargada de dar los partes oficiales sobre la salud de Chávez.

El presidente presenta una "situación estacionaria" de la insuficiencia respiratoria que sufrió luego de someterse a una cuarta cirugía contra el cáncer en Cuba, según el último reporte oficial difundido el lunes pasado.

El gobierno, que ha presentado con cuentagotas la información sobre la condición médica de Chávez, no ha podido frenar la incertidumbre en Venezuela, cuya población no ha visto o escuchado palabra alguna de su presidente desde hace más de un mes, en medio de rumores sobre el agravamiento de su salud, especialmente en las redes sociales.

El gobernador de Barinas, el mayor y más político de los hermanos del mandatario, alertó que esas informaciones "forman parte de la guerra sucia de esta oposición necrofílica" y de los medios venezolanos porque "sólo se encargan de difundir falsos rumores a fin de generar caos y zozobra".

En ese contexto, la presidenta de Argentina, Cristina Kirchner, declinó ayer hablar sobre la salud del mandatario venezolano, al conversar con la prensa tras un encuentro con el vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, poco antes de partir de Cuba.

"Ayer (por viernes) les hice el comentario que les iba a hacer. Aclaré muy bien que venía con una inmensa solidaridad y respeto hacia Chávez, quien es un gran amigo de Argentina", dijo este sábado Kirchner a la prensa al salir del Hotel Nacional de Cuba rumbo al aeropuerto.

Interrogada por los periodistas sobre si dialogó con la familia de Chávez, Kirchner dijo que no le parecía correcto referirse al tema. "Me parece que no es apropiado que yo repita, en todo caso lo dirá la familia de Chávez. Yo los que les pido (a los periodistas) es mucho respeto y mucha solidaridad", explicó.

"Pero sí quiero agradecerle al comandante Fidel Castro y a su familia el almuerzo que me brindaron ayer, muy íntimo, en su casa. También al presidente de Cuba, Raúl Castro, por el afecto y el cariño con que he sido tratada", añadió la mandataria argentina.

Tras la escala de 24 horas en La Habana, Kirchner emprendió una gira oficial por Emiratos Árabes, Indonesia y Vietnam, acompañada por una misión comercial de unos 150 empresarios.

Por su parte, Raúl Castro aseguró durante una entrevista con Maduro en La Habana, que Venezuela puede afrontar cualquier desafío.

Castro "reiteró la solidaridad del pueblo cubano con la Revolución Bolivariana y su líder (Hugo Chávez), en las actuales circunstancias, y expresó su seguridad en la capacidad del pueblo venezolano y sus instituciones para afrontar y vencer cualquier desafío", según un comunicado oficial, difundido ayer.

"Raúl y Maduro compartieron su satisfacción por la emotiva demostración de apoyo a Venezuela y al Presidente Chávez que tuvo lugar este 10 de enero en Caracas", dijo el texto.

Por su parte, el mandatario peruano, Ollanta Humala, culminó ayer una visita de dos días a Cuba, donde se entrevistó también con Fidel y Raúl Castro, pero se abstuvo de pronunciarse sobre la salud de Chávez, en una nota de prensa difundida por su delegación.

"Con la firma de tres instrumentos bilaterales culminó la visita del presidente Ollanta Humala a Cuba", señala el texto.

Chávez, reelegido en octubre para un tercer mandato, no pudo asumir el nuevo gobierno el jueves pasado, pero el Poder Legislativo y el Poder Judicial lo ratificaron como jefe de Estado en funciones.

URGEN PARAR CENSURA A MEDIOS VENEZOLANOS

La organización Human Rights Watch (HRW) urgió ayer a Venezuela a detener la "censura e intimidación" a los medios de comunicación en su cobertura de de la salud del presidente Hugo Chávez, quien convalece por cáncer en La Habana.

"Venezuela debería terminar con la censura e intimidación de los medios que cuestionan la línea oficial en lo relacionado con la salud del presidente Hugo Chávez y de su investidura", declaró el organismo en un comunicado.

"En los últimos años, el gobierno de Chávez ha construido un régimen legal que le permite censurar y castigar a sus críticos, en una clara violación de las normas internacionales", dijo el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco.

"Ahora está usando estas leyes para limitar el debate público en asuntos de importancia nacional", agregó.

HRW se refirió caso del canal privado Globovisión por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel) en que se dictó una medida cautelar prohibiendo la emisión de cuatro mensajes televisivos en los que aparecen fragmentos de anteriores tomas de posesión del presidente y las declaraciones que hizo antes de partir a Cuba, comparándolas con el texto de la Constitución.

AGENCIAS