13 de octubre de 2014 / 11:49 a.m.

México.- Ni las tormentas que azotaron los dos días del festival, ni el lodo que impidió el caminar, pudieron con la energía de 85 mil personas que asistieron al último día de la quinta edición del Corona Capital, que se celebró en la Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez.

Jóvenes armados con impermeables multicolor, botas hasta las rodillas y chamarras repelentes al agua fueron los más afortunados, pues pudieron disfrutar sin preocupaciones a 30 bandas internacionales.

Damon Albarn, quien se presentó en su faceta de solista, fue uno de los máximos exponentes que pisaron el encuentro musical. "Spitting Out the Demons", "Lonely Press Play", "Everyday Robots" y "Tomorrow Comes Today" fueron algunos de los temas que interpretó el líder de Blur.

"Buenas noches", dijo Albarn envuelto en las luces rojas del escenario, cuyas inmediaciones lucieron atiborradas, pues más allá del pasto, los fanáticos luchaban por un lugar donde pudieran mirarlo de lejos.

Además de grandes ovaciones, el cantante recibió una piñata en forma de cara que agradeció, y conquistó a la audiencia al bajar del escenario para estar más cerca de sus fans, logrando suspiros entre las mujeres.

Al mismo tiempo, Foster The People en el escenario Doritos encantó con sus éxitos melódicos en su regreso a nuestro país. Belle & Sebastian, otro de los consentidos, puso ambiente al escenario Corona.

La banda originaria de Escocia interpretó temas como "Funny Little Frog" y "Sukie In The Graveyard", en la que Stuart Murdoch bajó del escenario y caminó por el pasillo ubicado al centro de la audiencia dando la mano a los fanáticos que se acercaban a él.

"Hola, chicos, ¡me gustan!", dijo el vocalista regresando junto a sus músicos, para después ejecutar "If you’re Feeling Sinister" y "The Boy With The Arab Strap".

En el entarimado donde estuvo el dj Gareth Emery y la agrupación británica Kasabian, los fanáticos se congregaron después de sortear encharcamientos y suelo resbaladizo que se registró después de las 16:00 horas, cuando se desató una fuerte lluvia durante la presentación de Sam Smith en el escenario Doritos y la de Deorro en el Corona.

Aprendiendo de la experiencia del día anterior, la mayoría de los presentes acudieron abrigados; no obstante, no hubo una sola persona que se salvara del lodo en sus zapatos.

Los despistados, quienes fueron pocos, tuvieron que soportar las inclemencias del tiempo empapándose durante más de una hora.

A diferencia del primer día, las actividades nunca se detuvieron y transcurrieron sin problemas. Para el segundo día, también fue más accesible el pago con el Brazalete Corona.

Bandas independientes como St. Vincent, Tune Yards, Temples, White Denim despertaron la pasión del último día del Corona que hasta el cierre de esta edición esperaba a Kings of Leon, The Kooks y Beck.

Foto: Luis Ortiz

IVÁN CASTAÑEDAY MARÍA JOSÉ CANTÚ