AP
23 de diciembre de 2015 / 10:01 a.m.

Nueva York.- Nicolas Cage aceptó devolver un tesoro nacional de Mongolia.

Un publicista del actor protagonista de las películas de aventuras "National Treasure" confirmó el martes que Cage fue el comprador involuntario de un cráneo de dinosaurio que según fiscales federales de Nueva York fue robado.

Fiscales anunciaron la semana pasada que estaban solicitando la aprobación de la corte para tomar en custodia el fósil de 81 centímetros (32 pulgadas) para que pudiera ser devuelto a la nación asiática, pero no mencionaron el nombre del comprador.

Cage adquirió el cráneo en una subasta de la galería y casa de subastas I.M. Chait, con sede en Los Ángeles, y recibió un certificado de autenticidad, dijo el publicista Alex Schack en un correo electrónico.

Después de que fue notificado el año pasado de que las autoridades sospechaban que la pieza era robada, el actor "cooperó totalmente con la investigación, concertando incluso una inspección del fósil por agentes", y posteriormente aceptó entregarlo, señaló Schack.

Según documentos de la corte, investigadores creen que el cráneo fue saqueado en el desierto de Gobi en Mongolia y embarcado a través de Japón a Gainesville, Florida, en junio de 2006, con una etiqueta aduanal falsa.

La pieza fue subastada en Manhattan el 25 de marzo de 2007 y se vendió por 230.000 dólares más una comisión que elevó la cifra total pagada por el entonces comprador anónimo a 276.000 dólares, indican los documentos.

Había sido puesta a la venta como un esqueleto "extremadamente raro" de tiranosaurio del período Cretácico Tardío, el cual terminó hace aproximadamente 65 millones de años.

"El conjunto de enormes dientes aserrados es impresionante y está en excelente condición", señalan documentos de la corte citando el catálogo de la subasta, el cual agrega que el cráneo estaba 65% completo. "En general, este admirable espécimen es científicamente exacto e importante".

No estaba claro si el cráneo tiene vínculos con Eric Prokopi, un ex comerciante de fósiles que se declaró culpable de haber contrabandeado varios embarques de huesos de dinosaurio entre 2010 y 2012 que habían sido robados del Gobi.

Documentos de tribunal dicen que Prokopi había vendido fósiles robados a I.M. Chait, galería que no ha sido acusada de ningún delito.

Desde 2012, fiscales han recurrido a acciones penales y civiles para devolver a Mongolia varios fósiles de dinosaurio entre los que están varios tiranosaurios y otros esqueletos, huevos de dinosaurio y pequeños lagartos y tortugas prehistóricas.