AP
22 de mayo de 2017 / 08:31 a.m.

CANNES, FRANCIA.— Para Nicole Kidman, tener este año cuatro películas en el Festival de Cine de Cannes fue una coincidencia inesperada, pero al mismo tiempo es resultado de su intención de mantenerse audaz y abierta a los desafíos.

Dos de sus películas ya debutaron en Cannes, incluyendo The Killing of a Sacred Deer, la comedia brutalmente oscura de Yorgos Lanthimos. Al igual que otros trabajos del director griego (The Lobster Dogtooth), la reacción en el festival francés se dividió sobre el filme que da un vistazo a los errores del pasado que acosan a la familia de un cirujano interpretado por Colin Farrell.

Kidman opina que The Killing of a Sacred Deer y sus otras películas en Cannes reflejan su continuo “espíritu rebelde”.

La actriz señaló que su pasión por actuar sigue siendo fuerte y que está en un momento de su vida donde pretende que todavía tenga 21 y está empezando su carrera.