20 de agosto de 2013 / 08:10 p.m.

Washington .- La Casa Blanca negó hoy que la ayuda que Estados Unidos brinda a Egipto haya sido suspendida de manera temporal en respuesta a la violenta represión de la oposición de parte del gobierno interino respaldado por los militares.

El vocero presidencial Josh Earnest dijo aunque la administración se encuentra revisando desde principios de julio la asistencia que brinda a ese país, por instrucciones del presidente Barack Obama, este proceso no ha concluido.

"La evaluación que el presidente ordenó no ha concluido y los reportes en sentido contrario que sugieren que la asistencia a Egipto ha sido cortada no son precisos", dijo Earnest en conferencia de prensa.

Citando fuentes de la oficina del senador demócrata Patrick Leahy, reportes de prensa indicaron la víspera que la ayuda por mil 500 millones de dólares a Egipto había sido suspendida temporalmente.

Cuando fue confrontado con la declaración que la oficina de Leahy ofreció a un par de medios de información, Earnest fue más enfático declarando que tal afirmación "no es verdad".

"Nuestra ayuda continua bajo revisión y sugerir que ha sido cortada resulta impreciso porque esa revisión no ha concluido", precisó.

Earnest explicó que la revisión no abarca toda la ayuda, de la cual mil 300 millones están etiquetados como ayuda militar, pero diferentes tramos de la misma están por ser desembolsados.

La revisión, conducida por los departamentos de estado y defensa, descansa en dos aspectos cruciales que son cual es el mejor interés de Estados Unidos y si la separación del cargo del presidente Mohammed Morsi por los militares fue un golpe de Estado.

Earnest empero insistió que la decisión de la administración para no hacer esta determinación se mantiene en pie.

"Nosotros hemos dicho que es la determinación de la administración sobre si lo que ocurrió fue o no un golpe de Estado no está en el mejor interés de Estados Unidos", dijo.

Earnest indicó amen de está revisión la administración Obama no se ha mantenido impasible ante la ola de violencia desatada en Egipto tras la deposición de Morsi y que se estima ha dejado un saldo de más de 800 víctimas fatales.

Como prueba de ello mencionó la postergación de la entrega de aviones de combate F-16 y la decisión del presidente Obama de suspender la celebración de los ejercicios militares conjuntos con Egipto este año.

(Notimex)