Agencias
3 de julio de 2013 / 01:28 a.m.

Los gobiernos de Portugal y Francia negaron el permiso al avión del presidente de Bolivia, Evo Morales, para sobrevolar y aterrizar en una escala técnica.

El mandatario se desplazaba desde Moscú a su país, y tras su salida se generó el rumor de que Edward Snowden, el ex funcionario contratado por la agencia de seguridad de Estados Unidos y quien se encuentra fugitivo de la justicia estadounidense, podría estar en la aeronave.

El ministro de Defensa de Bolivia, Rubén Saavedra, rechazó que en el avión presidencial haya un pasajero no registrado.

El avión de Morales aterrizó de emergencia en Viena, Austria, y allí, el ministro Saavedra, explicó que a su retorno de Rusia la aeronave presidencial había previsto un plan de vuelo con una primera escala en Lisboa, la capital de Portugal, donde le fue revocado el ingreso argumentando motivos técnicos.

Entonces la aeronave se dirigió a su segunda escala en las Islas Canarias, cuando en pleno vuelo el gobierno francés le hizo conocer que no podía pasar por suterritorio aéreo, por lo que tuvo que desviarse a Viena, donde esta noche se elaboraba un nuevo plan de vuelo.

"En Portugal, nunca se nos explicó cuáles eran los motivos técnicos...y la decisión del gobierno francés es inexplicable. Lo que queremos denunciar es una franca violación a los convenios aeronáuticos por parte del gobierno francés y también del gobierno portugués", agregó el ministro Rubén Saavedra.

El funcionario boliviano dijo que la integridad del presidente Morales y su comitiva oficial estuvieron en peligro por la negativa de estos gobiernos ante sospechas infundadas.

Evo Morales asistió en Moscú a una cumbre energética.

Entre tanto, el gobierno de Ecuador, a través del ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, calificó de “atentado” lo ocurrido con el avión del presidente Morales.

El funcionario dijo que se solicitará de inmediato una reunión extraordinaria de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), con el fin de analizar lo ocurrido con el avión del presidente de Bolivia, Evo Morales.