27 de julio de 2013 / 06:05 p.m.

Washington • El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, conmemoró hoy la firma del armisticio que puso fin a las hostilidades de la Guerra de Corea (1950-53) con una promesa a no "olvidar jamás" un conflicto que calificó de una "victoria" para EU y sus aliados.

Desde el monumento en que EU que rememora ese conflicto, que se cobró unos dos millones de vidas y que ha sido apodado la "Guerra Olvidada", Obama dijo que los veteranos "se merecen algo mejor" por sus "hechos brillantes" en un conflicto especialmente duro.

"No hay guerra que deba ser olvidada jamás y ningún veterano debe ser ignorado", aseguró el mandatario, que estuvo acompañado por el ministro de Defensa, Chuck Hagel, representantes de las Fuerzas Armadas de Corea del Sur y veteranos.

"A diferencia de la II Guerra Mundial, la de Corea no movilizó a nuestro país y estos veteranos no regresaron a desfiles; a diferencia de la Guerra de Vietnam, la de Corea no dividió al país y estos veteranos no regresaron a protestas. Entre muchos estadunidenses cansados de la guerra había un deseo a olvidar", afirmó el mandatario.

Según Obama, "el mejor tributo que se puede ofrecer en este día a nuestros veteranos de Corea es hacer lo que se tuvo que hacer cuando regresaron a casa: detengámonos en nuestras vidas apresuradas, escuchemos y hablemos".

La Guerra de Corea, que enfrentó a Corea del Norte y su aliado comunista chino contra el bando de Naciones Unidas, liderado por Estados Unidos, en defensa de Corea del Sur, finalizó hace hoy 60 años con un armisticio que no ha sido reemplazado por un tratado de paz.

Además, mantiene la península de Corea dividida a lo largo del paralelo 38 con una zona desmilitarizada pese a intentos posteriores de acercamiento entre Seúl y Pyongyang.

Cerca de 34 mil soldados estadunidenses perdieron la vida en esa guerra y los restos de miles de ellos aún descansan en el campo de batalla en territorio norcoreano.

Obama dijo hoy que no descansarán hasta que los familiares de esos desaparecidos se reencuentren y rindan honores a los restos de los fallecidos.

El presidente también aseguró que "con toda confianza" se puede decir que la Guerra de Corea fue una "victoria", ya que se consiguió la estabilidad en la península y la región y ahora 50 millones de surcoreanos viven en libertad.

EFE