2 de agosto de 2013 / 06:53 p.m.

Roma • El ex primer ministro de Italia Silvio Berlusconi advirtió hoy a los parlamentarios de su partido, el conservador Pueblo de la Libertad (PDL), de que o se consigue la tan ansiada reforma del sistema judicial italiano, o habrá que volver a celebrar elecciones generales lo antes posible.

El ex mandatario y actual senador, de 76 años, mantuvo este viernes en el centro de Roma un encuentro con los parlamentarios del PDL, quienes le recibieron a su llegada con una sonora ovación, según imágenes de teléfono móvil que se filtraron a los medios de comunicación italianos.

La reunión fue convocada por el partido para analizar las posibles consecuencias que se abren tras la confirmación ayer de la condena de Berlusconi a 4 años de prisión (reducida a uno por un indulto) por fraude fiscal por parte del Tribunal Supremo, que emplazó además a un tribunal de Milán a que calcule de nuevo el plazo de 5 años de inhabilitación que se dictó en primera y segunda instancia.

"No podemos abstenernos del deber de una verdadera reforma de la Justicia. De otro modo, es mejor volver a las elecciones lo antes posible", dijo Berlusconi, en declaraciones filtradas por algunos de los presentes en el encuentro y que los medios de comunicación entrecomillaron.

En ese caso, "tenemos que pedir lo antes posible las elecciones para ganarlas. Reflexionemos sobre el mejor camino para alcanzar este objetivo", agregó.

Sin embargo, el ex primer ministro, quien anoche volvió a arremeter contra parte de la magistratura italiana y negó que tenga intención de apartarse de la política a pesar de la condena, indicó a los suyos que tienen que anteponer el interés del país a cualquier otra cosa, antes, incluso, que al suyo propio.

Berlusconi negó además los hechos por los que fue condenado, asegurando que la sentencia contra él se basa "en la nada, en la hipótesis" de que él no podía ignorar la trama para inflar los precios de los derechos de transmisión de películas por parte de su grupo audiovisual Mediaset para evadir dinero al fisco.

"Nuestra única culpa es la de no haber conseguido nunca el 51 % (de los votos en las elecciones), y esto nos ha impedido hacer la reforma liberal porque hemos sufrido los vetos de los pequeños partidos", indicó Berlusconi.

En el acto también tomó la palabra el actual viceprimer ministro y titular de Interior, Angelino Alfano, secretario político del PDL, quien indicó que en el partido están dispuestos a dimitir de sus cargos en las instituciones, incluso en el Ejecutivo de coalición que preside el socialdemócrata Enrico Letta, con tal de defenderse.

"Si hay que defender nuestros ideales y la historia de todos nosotros -y la historia del presidente (Berlusconi) coincide con la nuestra-, estamos dispuestos a la dimisión, empezando por los ministros del Gobierno", dijo Alfano.

También habló el portavoz del PDL en el Senado, Renato Schifani, quien avanzó algún tipo de iniciativa junto a su homólogo en la Cámara de los Diputados, Renato Brunetta, para que actúe el presidente de la República, Giorgio Napolitano, quien tiene la potestad del indulto.

"Nos moveremos en breve Brunetta y yo para que se te pueda devolver, en el respeto de la Constitución, lo que te corresponde por tu historia, por lo que has hecho por el país, para obtener de Napolitano la restitución del Estado de democracia que esta sentencia ha alterado", dijo Schifani directamente a Berlusconi.

La reacción de los parlamentarios del PDL tras la sentencia contra Berlusconi es clave para la estabilidad del Ejecutivo de coalición, que necesita, sobre todo, a los senadores del partido de "Il Cavaliere" para mantener la mayoría absoluta.

EFE