URIEL REYNA | @UrielReyna_TD
10 de diciembre de 2016 / 11:22 p.m.

MONTERREY.- La Leyenda demostró una vez más por qué es de las agrupaciones consentidas en Monterrey y aunque este sábado se enfrentó a un público un tanto frío, lograron salir victoriosos de su presentación en el Auditorio Pabellón M.

Eliseo Robles Jr. y compañía salieron al escenario pasadas las 22:00 horas, ya que primero una pantalla gigante proyectó el momento en que La Leyenda se unió al ya popular Mannnequin Challege.

"Te voy a Cambiar" fue la canción con la que decidieron iniciar este concierto que duró poco más de dos horas.

"Cositas Malas", "No Debería Amarte" y "Pedacito de Sol", entre otras, fueron de las primeras canciones con las que el grupo consintió a sus fans, aunque fue con el tema "Ya no te Aguanto" con el que el hielo que existía entre público y artista se rompió un poco, ya que a una sola voz todos los presentes cantaron el popular tema.

"La Comezón" fue otro de los temas más coreados, aunque sin duda los clásicos de la agrupación fueron los que provocaron la euforia de los fans.

"Acaso Piensas", "No me Vayas a Dejar", Después de Mí" y "Corazón Suicida" fueron algunos de los mencionados temas con los que incluso las luces de celularES alumbraron el recinto, al mismo tiempo que se ponían de pie.

"El mejor público de México es el de Monterrey", gritó Manolo Robles, provocando el grito de sus fans.

Invitado de lujo

Como ya es tradición en las presentaciones importantes del grupo en la Ciudad, contaron con la participación especial del padre del vocalista, Eliseo Robles.

Fue casi al finalizar su presentación cuando el ícono norteño fue presentado por su hijo, con quien cantó a dúo uno de los temas mas importantes para la leyenda, "A Nadie como Tú".

El escenario

La producción que La Leyenda utilizó para esta presentación fue muy vistosa y sobre todo tecnológica.

12 pantallas y juego de luces fueron las herramientas necesarias para brindar esta presentación.

29 canciones fueron las que La Leyenda interpretó en el escenario, logrando así salir victorioso en casa.