20 de agosto de 2013 / 03:33 p.m.

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, llegó hoy a Pyongyang, capital de Corea del Norte, donde tratará con las autoridades asuntos humanitarios, como la reunificación de las familias separadas por la guerra entre las dos Coreas.

La última visita de un presidente del CICR a Corea del Norte, el mayor organismo humanitario independiente y que actúa en las situaciones de conflicto más graves, remonta a 21 años atrás.

Con el fin de abordar la cuestión pendiente de la reunificación de las familias, Maurer se entrevistará igualmente con representantes del Gobierno surcoreano.

""El sufrimiento de los miembros de miles de familias que fueron separadas por la Guerra de Corea, muchos años después del cese de las hostilidades, estará entre los temas a tratar"", confirmó la organización desde su sede en Ginebra.

Para el CICR, esta visita -que se produce 60 años después del armisticio- es una oportunidadpara reafirmar que está lista para ayudar a resolver las cuestiones humanitarias en la Península Coreana, dijo Maurer, citado en un comunicado.

Agregó que su viaje refleja igualmente el deseo del CICR de ampliar sus intercambios y cooperación tanto con Corea del Norte como con Corea del Sur.

El CICR, que trabaja sobre una base de neutralidad en todos los países en los que está presente, tiene presencia ininterrumpida desde hace diez años en Corea del Norte, el país más cerrado del mundo y que ha rechazado cualquier presencia de la gran mayoría de organizaciones de ayuda internacional, con excepción de la ONU.

En este país trabajan junto con la Sociedad Nacional de la Cruz Roja y entre otras actividades apoya un centro de rehabilitación y cuatro hospitales provinciales que ofrecen servicios de rehabilitación física y cirugía ortopédica.

En Corea del Sur, Maurer conversará con las autoridades sobre sus planes de establecer una presencia permanente de su organización en el país, así como de la manera de trabajar mejor en coordinación con la Cruz Roja nacional.

EFE