EFE
24 de agosto de 2013 / 12:58 a.m.

 

Washington DC -Baltimore  • La Agencia Nacional de Seguridadde Estados Unidos pagó millones de dólares a las grandes empresas de internet, entre ellas Yahoo, Google, Microsoft y Facebook, para compensarlas por los costes vinculados a sus peticiones de vigilancia informática, informó hoy el diario británicoThe Guardian, que asimismo anunció un acuerdo con el diario estadunidense The New York Times para informar sobre el espionaje.

El periódico británico, que cita nuevos documentos facilitados por el ex técnico de la CIA Edward Snowden, señaló que de este modo se prueba por primera vez la vinculación entre estas empresas de internet y los programas de espionaje de EU.

Estos gastos adicionales se debían a los nuevos requisitos exigidos por la Corte Fisa, creada por la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (Fisa) y encargada de autorizar y supervisar la actividad de la NSA, que declaró inconstitucional el programa en 2011.

La suspensión se produjo después de conocerse que la NSA interceptaba miles de correos que violaban la privacidad de personas sin relación con el terrorismo, lo que obligó a la agencia a cambiar la forma en que recolecta información electrónica.

A partir de entonces, la agencia comenzó a solicitar que la Corte Fisa firmase "certificaciones" anuales para garantizar un marco legal para estas operaciones de vigilancia, aunque estas solo se renovaban de manera temporal.

"Los problemas del año pasado tuvieron como resultado múltiples extensiones de las fechas de vencimiento de los certificados, lo que provocó gastos de millones de dólares a los proveedores del programa de vigilancia para implementar cada una de las siguientes extensiones, estos costes fueron a cargo de las Operaciones de Fuentes Especiales", señala uno de estos documentos internos de la NSA fechado a finales de 2012.

Snowden explicó a The Guardian que este órgano de Operaciones de Fuentes Especiales es la "joya de la corona" ya que coordina todos los programas de espionaje que se basan en las "alianzas corporativas" con empresas de telecomunicaciones y proveedores de internet que ofrecen acceso a datos de comunicaciones.

Antes de divulgar las nuevas revelaciones, el diario británico preguntó a varias de estas compañías acerca de su rol en estos programas. Un portavoz de Yahoo explicó que las "leyes federales exigen que el gobierno de EU reembolse a los proveedores por todos los costes incurridos para responder a todos los procedimientos legales obligatorios impuestos por el gobierno".

"Hemos solicitado estos reembolsos de acuerdo con la ley", afirmó Yahoo, aunque elude confirmar su participación y papel en estos programas. Por su parte, Facebook respondió, también a través de un portavoz, que "nunca recibió compensación en relación con su cumplimiento de una petición de datos del gobierno". Microsoft y Google no se pronunciaron al respecto, señaló The Guardian.

De otra parte, The Guardian anunció hoy en su página web haber llegado un acuerdo con el diario estadunidense The New York Times (NYT) para seguir informando sobre los documentos que filtró Edward Snowden. El pacto permitirá que el diario estadunidense acceda a los informes de la NSA que actualmente se encuentran en posesión de la publicación británica.

"El acuerdo se ha llevado a cabo después de que The Guardian se haya enfrentado a varias peticiones del Gobierno para que entregue los archivos", explican en una breve nota publicada en su página web. Y subrayan "el clima de intensa presión" como detonante clave para decidir trabajar "junto al NYT y otras cabeceras" en este tema.

En este sentido, el diario recalca que en América los periodistas "están protegidos por la primera enmienda, que garantiza la libertad de expresión y que, en la práctica, previene las peticiones pre publicación".

El objetivo final, por tanto, es que ambos diarios puedan seguir sacando a la luz los documentos sobre la existencia de un espionaje masivo. "Snowden está al día de este acuerdo", aclaran.

Los dos periódicos se asociaron en otras ocasiones. En 2012 se unieron también a la revista alemana Der Spiegel para trabajar en los documentos publicados por Wikileaks sobre la diplomacia y las técnicas militares de EU.