21 de marzo de 2013 / 04:22 p.m.

Mientras que la diplomacia internacional ha intentado evitar que Irán use su uranio enriquecido para producir ojivas nucleares, aumenta el temor sobre otro proyecto que podría generar plutonio con fines bélicos.

Teherán espera contar con un reactor productor de plutonio para el próximo año, parte de un programa nuclear que según los iraníes tiene como fin producir electricidad y material con fines médicos e investigación científica, pero no bombas como sostienen algunos países occidentales.

Tanto el plutonio como el enriquecimiento de uranio pueden ser utilizados con fines bélicos. Hasta ahora los temores internacionales han estado centrados en el enriquecimiento iraní del uranio.

Ello se debe a que Teherán no podrá producir plutonio hasta el próximo año como muy pronto y carece de medios para transformarlo en material bélico. Enriquece ahora uranio a un nivel levemente inferior su posible uso bélico.

Irán niega tener interés alguno en producir armas nucleares y mantiene que ni el enriquecimiento de uranio ni el reactor de plutonio violan el Tratado de No Proliferación Nuclear.

Empero, Estados Unidos y sus aliados tienen prevenciones sobre reactor de plutonio de Arak, al sudoeste de Teherán.

Durante la visita del presidente Barack Obama esta semana, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu advirtió sobre un posible ataque israelí a Irán.

Netanyahu dijo que para mediados del 2013 Irán habrá almacenado suficiente uranio enriquecido para elaborar con relativa rapidez 25 kilogramos (55 libras) de material bélico necesario para una bomba nuclear. El reactor de plutonio llevaría más tiempo para ser construido. Mientras que Irán e Israel mantienen que será operativo el próximo año, los servicios occidentales de espionaje creen que podrían ser necesarios uno o dos años más. Además, Irán necesitará construir una planta procesadora para transformar el plutonio sobrante del reactor en material bélico.

Irán mantiene que no planea construir una planta procesadora, pero Israel no le cree. Teherán ha dicho además que aniquilará las ciudades israelíes de Tel Aviv y Haifa de ser atacado.

AP