6 de enero de 2013 / 07:37 p.m.

Denver.- Un hombre mató a tres personas y fue abatido después por la policía ayer en una casa de Aurora, (Colorado, oeste), cerca de donde en julio pasado se produjo una masacre en un cine, informaron las autoridades.

Tras casi seis horas de asedio con unos 40 agentes policíacos y fuerzas especiales, las autoridades informaron al canal local de la NBC en Denver (Colorado) que encontraron cuatro cadáveres en la vivienda que tenían acordonada, uno de ellos el del supuesto tirador.

Una mujer consiguió escapar de la vivienda al comienzo del suceso y alertó a las autoridades, según las mismas fuentes.

Los agentes, que recibieron disparos desde el interior de la casa, llegaron a lanzar gases lacrimógenos en la vivienda, en la que se cree que el sospechoso mantenía como rehenes a las otras tres personas.

El asedio comenzó a las 3 de la mañana hora local y finalizó sobre las 8:30.

Hasta anoche se desconocía la identidad, edad de las víctimas, así como los motivos del tiroteo, que se da en un momento en el que Estados Unidos debate sobre nuevas normas para limitar el acceso a las armas, especialmente a aquellas de gran calibre o asalto.

El sospechoso falleció por disparos de la policía después de abrir fuego contra los agentes, que una vez en la vivienda comprobaron que otras tres personas yacían sin vida, presuntamente asesinadas por el atacante que se atrincheró en el interior.

La portavoz de la policía de Aurora, la sargento Cassidee Carlson, dijo que los fallecidos son familiares del hombre armado.

Varias viviendas cercanas al inmueble en el que se atrincheraba el tirador fueron evacuadas y los residentes llevados a una estación de bomberos.

Aurora había llamado la atención mundial en julio pasado, luego de una masacre en una sala de cine en la que murieron 12 personas y otras 58 resultaron heridas, en el estreno del último filme de Batman, The Dark Knight Rises (El caballero de la noche asciende).

Además, los sucesos ocurren apenas tres semanas después de que Adam Lanza, un joven de 20 años, se suicidara tras asesinar a tiros a 20 niños y seis adultos en una escuela de primaria de Newtown (Connecticut), además de a su madre, en un suceso que ha elevado la tensión y el debate en Estados Unidos sobre el fácil acceso a las armas.

AGENCIAS