AGENCIAS
30 de junio de 2013 / 04:23 p.m.

Pretoria • El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en visita a Sudáfrica, aseguró ayer que Nelson Mandela es una "fuente de inspiración para el mundo", y mantuvo una reunión privada con familiares del líder de la lucha contra el apartheid, hospitalizado en estado crítico.

Obama estimó en Pretoria que la "valentía moral" del ex presidente sudafricano ha sido una fuente de "inspiración para el mundo".

"El triunfo de Nelson Mandela y de esta nación habla a algo muy profundo en el espíritu humano", añadió Obama, tras entrevistarse con el actual presidente sudafricano, Jacob Zuma.

Mandela, de 94 años, sigue en estado "crítico pero estable", afirmó ayer Zuma, que espera que su ilustre predecesor pueda volver a casa "muy pronto".

Por su parte, el último presidente blanco de Sudáfrica, Frederik de Klerk (1989-94), anunció ayer que suspendía una visita a Europa que venía realizando para regresar a su país, como consecuencia del estado de salud de Mandela.

En este contexto, "por respeto, por el confort y la paz de Nelson Mandela, y por deseo de su familia", Obama no fue al Medical Heart Hospital, donde el primer presidente negro de Sudáfrica está entre la vida y la muerte desde hace tres semanas a causa de una grave infección pulmonar.

Tras su encuentro con Zuma, Obama visitó el barrio de Soweto en Johannesburgo para dirigirse a los estudiantes en este lugar emblemático de la resistencia al apartheid.

El mandatario estadunidense instó a los jóvenes a inspirarse en Mandela. "Hubo momentos difíciles que pusieron a prueba su fe en la humanidad, pero nunca se rindió", recalcó.

Poco antes de la llegada de Obama, los agentes antidisturbios dispararon balas de goma para dispersar a los cerca de 300 estudiantes que protestaban ante el campus de Soweto de la Universidad de Johannesburgo.

Los manifestantes protestaron, entre otras cosas, por la política de Obama respecto al calentamiento global, el conflicto entre israelíes y palestinos y el armamento nuclear.

No viajará a Kenia

Obama se reunió ayer a primeras horas de la tarde con miembros de la familia de Mandela, en los locales de su fundación en Johannesburgo, anunció la Casa Blanca.

Obama se reunió con Mandela en 2005 cuando era senador —demócrata por Illinois— y desde entonces no pudieron verse de nuevo, debido al deterioro del estado de salud del líder africano, pero los dos premios Nobel de la Paz (Madiba en 1993 y el presidente estadunidense en 2009) hablaron varias veces por teléfono.

El estado de salud de Mandela ha arrojado una sombra sobre la primera gran gira africana de Obama, cuyo padre era de Kenia, pero que solo ha visitado en una ocasión un país de África negra desde su elección.

El mandatario estadunidense afirmó ayer que no era "el momento oportuno" para viajar a Kenia, ya que este país "aún está resolviendo algunos asuntos con la comunidad internacional".

La Corte Penal Internacional tiene la intención de juzgar al presidente de este país electo en marzo pasado, Uhuru Kenyatta.

Acompañado por una importante delegación de empresarios, Obama estará en África durante una semana, en una gira que, tras Senegal y Sudáfrica, lo llevará a Tanzania.

Obama tiene previsto visitar hoy Robben Island, en donde Mandela pasó 18 de los 27 años en los que estuvo preso.

 

Claves

"África está al alza"

- El presidente estadunidense, Barack Obama, alabó ayer durante su visita oficial a Sudáfrica, el "enorme progreso" que están haciendo las economías africanas.

- "África está al alza y Sudáfrica es la clave para una de mis prioridades en este viaje, que es promover el comercio, la inversión y el crecimiento en África, que en último término beneficiará también a los EU", dijo Obama desde Pretoria.

- Obama saludó que países como China o India entren en África, pero dijo que "es importante que los africanos se aseguren de que esas interacciones son buenas para África".