11 de septiembre de 2013 / 02:42 p.m.

El presidente Barack Obama, su esposa Michelle, el vicepresidente Joe Biden y su esposa Jill, conmemoraron hoy, con un minuto de silencio en el jardín de la Casa Blanca, el duodécimo aniversario de los ataques terroristas contra Estados Unidos.

A la hora 12:46 GMT, la misma cuando un avión controlado por terroristas de Al Qaeda se estrelló en la Torre Norte del World Trade Center en Nueva York, la ceremonia recordó a los casi tres mil muertos en el peor ataque contra la población civil en la historia de Estados Unidos.

En aquella mañana, un segundo avión controlado por terroristas se estrelló en la Torre Sur del World Trade Center; otro se estrelló en el Pentágono y un cuarto cayó en Pennsylvania después que los pasajeros batallaron con los terroristas.

Una campana dio el inicio solemne al silencio en el jardín de la residencia presidencial mientras cientos de personas se congregaban en la Plaza Lafayette, frente a la Casa Blanca.

Luego se inició la lectura de los nombres de las víctimas identificadas de los ataques que embarcaron a Estados Unidos en su guerra más prolongada y que todavía continúa en Afganistán.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó hoy que la protección de los estadunidenses dentro y fuera del país constituye la máxima prioridad de seguridad nacional de su Gobierno, informó la Casa Blanca en un comunicado.

Obama se reunió hoy con funcionarios clave de su equipo de seguridad nacional para analizar las medidas de seguridad en vísperas de otro aniversario de los atentados que se cobraron la vida de tres mil personas en 2001.

En la reunión, el mandatario estadunidense "reiteró que la protección del pueblo estadounidense, tanto en casa como en el exterior, es la máxima prioridad de seguridad nacional de la Administración", añade el comunicado.

El ataque del 11 de septiembre de 2012 contra el consulado estadunidense en la ciudad libia de Bengasi, en el que fallecieron cuatro diplomáticos, entre estos el embajador Chris Stevens, puso de relieve "la realidad de los retos que afrontamos en el mundo", dijo la Casa Blanca.

"Al acercarnos a este día de recordación, continuamos de luto por la muerte de nuestros queridos colegas y honramos su dedicación al servicio público. Mantenemos el compromiso de llevar ante la Justicia a los responsables de los ataques en Bengasi y asegurar la seguridad de nuestro valiente personal que ofrece servicio en el exterior", indicó.

Por otra parte, la Casa Blanca señaló que en los últimos meses, la asistente del presidente Obama para asuntos antiterroristas y de seguridad nacional, Lisa Monaco, ha llevado a cabo numerosas reuniones para revisar las medidas de seguridad de cara al aniversario del 11-S.

En esas reuniones también se han analizado otras "amenazas globales", incluyendo la reciente amenaza proveniente de la península arábiga, agregó la nota.

EFE