1 de mayo de 2013 / 02:42 p.m.

Washington • El presidente estadunidense Barack Obama, defendió ayer la labor “"ejemplar"” de las autoridades policiales a raíz de la explosión de dos bombas en el Maratón de Boston (Massachusetts) el pasado 15 de abril, ante las críticas de que se pudo hacer más para evitar la tragedia. El atentado en la línea de meta dejó tres muertos y más de 280 heridos.

“"Creo que lo que vimos en Boston fue cómo las autoridades locales, estatales y federales, todas las agencias, apoyaron a una ciudad que había sido atacada... (las autoridades) trabajaron de forma ejemplar tras el atentado con bomba”, dijo Obama en la Casa Blanca.

“"El FBI cumplió con sus obligaciones, el DHS (Departamento de Seguridad Nacional) hizo lo que tenía que hacer"”, y las autoridades examinan los protocolos de seguridad contra grupos radicales, informó Obama.

Al elogiar la labor de los investigadores, el presidente estadunidense señaló que se identificó a los sospechosos del ataque “"pocas horas después de que se examinara la escena del crimen"”.

Subrayó que las autoridades de Rusia se encuentran colaborando con Estados Unidos en las investigaciones y que él ha hablado directamente del caso con el presidente ruso, Vladimir Putin.

En tanto, los investigadores de Misisipi encontraron restos de ricina en la vivienda de James Everett Dutschke, quien está acusado de enviar cartas con este veneno mortal al presidente Obama y a un senador republicano, revelaron documentos presentados en un tribunal estatal.

Dutschke, 41 años, está acusado de tratar de culpar a un hombre de Misisipi con quien había tenido una “relación conflictiva”, según la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). Añadió que al principio, su rebuscado supuesto plan parecía funcionar.

Elvis Paul Kevin Curtis, de 45 años, fue arrestado luego de que las autoridades descubrieron que las cartas con ricina contenían el título de un libro que estaba escribiendo sobre un supuesto mercado negro de tráfico de órganos. Las cartas estaban llenas con frases que Curtis usaba en su página de Facebook.

Curtis apuntó inmediatamente a su rival y fue entonces que el FBI puso su mira en Dutschke, que también había tenido una disputa desde hace mucho tiempo con una jueza de Misisipi, otro de los objetivos de las tres cartas envenenadas.

Los rastros del veneno fueron hallados en diversos objetos propiedad del acusado durante el registro que se hizo de su vivienda la semana pasada, así como en el estudio de artes marciales que dirigía en Tupelo (Misisipi).

Los investigadores también descubrieron que había comprado a través de internet varias semillas de ricino, utilizadas para elaborar el veneno.

Dutschke es acusado de “desarrollar conscientemente, producir, almacenar, transferir, adquirir, retener y poseer un agente biológico o toxina para su uso como un arma”, informó la oficina del fiscal general del Distrito Norte de Misisipi el día del arresto.

El FBI confirmó que tanto la carta dirigida a Obama como la enviada al senador Wicker contenían ricina, una proteína tóxica de las semillas de la planta de ricino cuyo polvo blanquecino es mortal al inhalarlo si llega al torrente sanguíneo.

Obama evitó sin embargo referirse a las críticas al FBI por no prever el atentado.

ClavesPremio Webby

El equipo que gestionó la campaña de Barack Obama en internet durante las pasadas elecciones presidenciales en EU ganó ayer un premio Webby, que distingue a los mejores sitios de la red.

Los galardones premiaron al equipo por combinar “"brillantemente el buen sentido político y el genio tecnológico y transformarla en un arma secreta para la brillante reelección de Barack Obama"”, según los organizadores.

El equipo de Obama también fue reconocido por haber hecho de internet una de las claves del éxito de la campaña del presidente y por analizar en tiempo real información para localizar mejor a potenciales electores.

AGENCIAS