19 de septiembre de 2013 / 07:57 p.m.

 El presidente estadunidense, Barack Obama, defendió hoy los beneficios de su reforma sanitaria de 2010 y dijo que vetará cualquier intento en la Cámara de Representantes de dejarla sin fondos aprovechando el debate sobre el presupuesto de 2014 y la elevación del techo de la deuda nacional.

En un comunicado, la Casa Blanca dijo hoy que si la Cámara baja aprueba este viernes, cuando está programada una votación sobre el presupuesto del próximo año, renovar la financiación de las labores del Gobierno en los próximos meses, pero sin incluir las disposiciones de la reforma sanitaria, "vetará el proyecto de ley".

Asimismo, criticó la postura de los congresistas republicanos por usar "una agenda ideológica reaccionaria" que amenaza la economía y "los intereses de la clase media".

Obama aprovechó una comparecencia ante el Consejo de Exportaciones, que agrupa a compañías estadunidenses con presencia internacional, para defender los beneficios económicos de su reforma sanitaria, la "Affordable Care Act" (ley de Asistencia sanitaria asequible), apodada "Obamacare".

"Gracias, en parte, a lo que se conoce como Obamacare el coste del cuidado de salud crece ahora al ritmo más bajo en 50 años, el coste para el empleador crece a un tercio respecto a hace una década... así que, desde que Obamacare fue aprobada, hemos visto el más lento crecimiento de los costes en la historia", argumentó el mandatario.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, dijo hoy que sus compañeros de partido seguirán adelante con su intento de dejar sin fondos la reforma sanitaria. "Espero que mis colegas del Senado hagan lo posible por dejar sin fondos a esta ley (Obamacare), tal y como la Cámara va a hacer", indicó Boehner, pese a que el Senado está dominado por los demócratas.

La amenaza de ahogar la reforma sanitaria de Obama se produce cuando están a punto de vencer los plazos para que el Congreso estadunidense apruebe los fondos necesarios para que el Gobierno siga funcionando y para aumentar el techo de endeudamiento.

El presidente Obama ha dicho que no está dispuesto a negociar concesiones bajo la amenaza de que la economía estadunidense suspenda pagos. Boehner contestó hoy que no tiene ningún interés en que EU suspenda el pago de su deuda, "solo queremos encontrar una manera para poder pagarla", añadió.

EFE