23 de marzo de 2013 / 05:47 p.m.

Jerusalén • El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, terminó este sábado su gira por Medio Oriente con una visita a las famosas ruinas de la antigua ciudad de Petra, en Jordania.

La parte diplomática de su visita de cuatro días por la región terminó este viernes, cuando se reunió con el rey Abdullah y prometió otros 200 millones de dólares para ayudar a los refugiados sirios en Jordania.

Petra, una ciudad que está tallada en piedra rosa y roja, data de hace más de dos mil años y es la mayor atracción turística de Jordania, visitada cada año por más de medio millón de turistas.

Desde el 7 de julio de 2007, Petra forma parte de las nuevas siete maravillas del mundo moderno.

"Espectacular e increíble", fueron las palabras con las cuales Obama describió su visita a la ciudad milenaria de Petra, acompañado por un guía.

En el marco de su visita, Obama se pronunció por una solución al conflicto israeli palestino tras reunirse por separado con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas.

El mandatario estadunidense aprovechó su visita para anunciar la reconciliación entre Turquía e Israel, luego del incidente de 2010, donde un comando del ejército hebreo tomó por asalto una embarcación turca que llevaba ayuda humanitaria a Gaza.

En la operación perdieron la vida nueve activitas turcos que intentaban romper el bloqueo naval que impuso Tel Aviv al territorio palestino, que es gobernado por Hamas, una organización islámica radical que mantiene un conflicto con Israel.

Netanyahu pidió disculpas a Turquía por "los errores que podrían haber conducido a las pérdidas de vida" durante la incursión contra una flotilla de ayuda humanitaria que intentaba romper el bloqueo contra Gaza.

La oficina de primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que había aceptado la disculpa, "en nombre del pueblo de Turquía".

Obama llegó a Israel el miércoles pasado y visitó también Cisjordania, además de Jordania.

NOTIMEX