21 de marzo de 2013 / 03:30 p.m.

 Barack Obama garantizó ayer la “alianza eterna” de Estados Unidos con Israel, reconociendo al gobierno de Benjamin Netanyahu el derecho a decidir por sí solo si ataca a Irán.

A su llegada al aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv, el presidente estadunidense proclamó la “"alianza eterna"” entre los dos países, y aseguró que Washington está “"orgulloso de ser el principal aliado de Israel”".

El viaje se produce dos días después de la investidura del nuevo gobierno del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que se ha fijado como “principal prioridad la defensa y la seguridad” por las “amenazas muy graves” provenientes, según él, de Irán y de Siria.

El programa nuclear de Irán, eje de la agenda del primer viaje de Obama a Israel como presidente, estuvo en el centro de las reuniones con Netanyahu y el presidente israelí, Shimon Peres, que públicamente dijeron haberse “convencido” de la determinación estadunidense.

En ese tenor, Obama aseguró en rueda de prensa y acompañado por Netanyahu en Jerusalén, que “todas las opciones están sobre la mesa, haremos lo que sea necesario para impedir que Irán tenga armas nucleares”.

Sin embargo, la radio pública israelí estimó que sigue habiendo divergencias.

Bajo esa óptica resaltaron las declaraciones de Obama, para quien “la diplomacia es la mejor solución para todos”, aunque Irán deberá “cumplir sus obligaciones internacionales” o de lo contrario la comunidad internacional irá “incrementando la presión”.

Por su parte, Netanyahu opinó que "“la diplomacia no ha producido resultados”" hasta ahora porque, para hacerlo, “"debe estar respaldada con una amenaza concreta de intervención militar"”.

Una decisión que Obama pidió sopesar pero que avaló en el “derecho legítimo de Israel a la autodefensa.

"“Definitivamente, Israel no está en la misma posición que Estados Unidos (frente a esta amenaza)”, y “como líderes nuestra primera obligación es la seguridad de nuestros pueblos"”.

En el primer viaje de su segundo mandato, Obama tiene previsto visitar hoy los territorios palestinos, pero con el único objetivo declarado de “escuchar” y no lanzar una iniciativa para la paz.

En la conferencia de prensa conjunta, el mandatario estadunidense concordó con lo dicho por Netanyahu de que Israel sigue "“comprometido con la solución de dos Estados para dos pueblos"”, para resolver el conflicto con los palestinos.

AGENCIAS