28 de junio de 2013 / 01:53 p.m.

Dakar, Pretoria• El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, rindió tributo en Dakar al ex dirigente sudafricano Nelson Mandela, hospitalizado en estado crítico, a quien calificó de “héroe para el mundo”.

“Él es uno de mis héroes personales, un héroe para el mundo. Su legado durará siglos”, afirmó Obama al ser preguntado por Mandela durante una rueda de prensa conjunta con el presidente de Senegal, Macky Sall.

“He visto a Mandela salir de la cárcel, tras participar (Obama) como activista de 19 años en la lucha contra el sistema del apartheid (segregación racial)”, dijo Obama.

“Mandela perdonó a sus carceleros y eso me ha dado el sentimiento de lo que es posible (lograr) en el mundo”, añadió tras precisar que acompaña “al pueblo sudafricano en sus oraciones”.

Por su parte, el presidente Sall consideró a Mandela fuente de inspiración para los líderes africanos.

“Habita en nosotros una profunda tristeza por la enfermedad de Mandela”, declaró Sall, quien mostró su deseo de que el líder de la lucha contra el apartheid llegue al siglo de vida.

Obama, de padre keniano, empezó ayer en Dakar una gira por África subsahariana que le llevará también a Sudáfrica, donde llegará hoy. El domingo concluirá en Tanzania su gira, que incluye a su esposa Michelle y sus hijas Maia y Sasha.

El mandatario no visitará a Mandela, ingresado desde el 8 de junio en un hospital de Pretoria por una recaída de una infección pulmonar, según adelantó desde el martes la canciller sudafricana, Maite Nkoana-Mashabane.

Según Nkoana-Mashabane, “al presidente Obama le habría encantado ver a Madiba”, nombre con el que se conoce a Mandela en su país. Madiba, de 94 años, se encuentra en estado “crítico pero estable”, informó la presidencia de Sudáfrica en el último comunicado.

Obama también expresó en Dakar su apoyo al pueblo sudafricano, expectante ante el estado de salud de Mandela y dijo que el Estado debe dar a los homosexuales el mismo trato que al resto de ciudadanos, un asunto espinoso en la mayoría de los países africanos.

“Mi opinión es que, en cuanto a la ley, la gente debería ser tratada de igual manera, sin importar la raza, la religión, el sexo o la orientación sexual”, subrayó aunque admitió que “la homosexualidad y el lesbianismo son dos temas polémicos en muchos lugares de África”.

Al respecto, el presidente Sall dijo que Senegal no prevé despenalizar la homosexualidad, pero defendió que ese enfoque no equivale a homofobia.

Solo Sudáfrica reconoce el matrimonio homosexual y la adopción de parejas del mismo sexo en el continente. Según Amnistía Internacional, 38 países africanos penalizan legalmente las relaciones sexuales entre el mismo sexo.

Pero Barack Obama también elogió el progreso de la democracia y citó a Costa de Marfil, Níger, Nigeria, Senegal y Sierra Leona entre los países donde “el buen gobierno y la democracia” han avanzado.

“El mundo no tiene suficientemente en cuenta los progresos democráticos realizados en África”, apuntó Obama, quien lamentó la pésima imagen del continente que suele difundir la prensa extranjera.

“Salvo en caso de crisis —criticó—, África no llama la atención a nuestros medios de comunicación”.

ClavesEn la isla “esclava”

En Senegal, Obama y su familia visitaron la simbólica Casa de los Esclavos en la isla Gorea, a 4 km de Dakar, en una emotiva escala de su gira africana.

“Es un testimonio de lo que puede ocurrir cuando no vigilamos la defensa de los derechos humanos”, dijo Obama, al describir la visita como “un momento muy fuerte”.

De esa isla salieron muchos de los casi 12 millones de africanos que durante tres siglos cruzaron el Atlántico encadenados en barcos. La hoy primera dama, Michelle LaVaughn Robinson, es una descendiente de esclavos.

AGENCIAS