20 de marzo de 2013 / 02:15 p.m.

Jerusalén, Israel • Barack Obama iniciará hoy en Israel, país que visita por primera vez como presidente, una gira de cuatro días que le llevará también a Palestina y a Jordania. Obama llegará a las 12:30 hora local (10:30 hora GMT) en el Air Force One al aeropuerto Ben Gurión, cerca de Tel Aviv, donde será recibido por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente, Simón Peres.

La alfombra roja ya ha sido desplegada y la tribuna para invitados y la tarima de periodistas colocadas para la ocasión, en la que serán recibidos más de 250 invitados, 250 personalidades, 300 periodistas y otros 200 acompañantes del presidente, informó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

En el aeropuerto y con el espacio aéreo del país cerrado, Obama verá de cerca una de las baterías del Cúpula de Hierro -el escudo antimisiles financiado por Washington- trasladada al lugar especialmente para la ocasión.

Posteriormente, viajará a Jerusalén en helicóptero, acompañado por una flotilla de doce Blackhawk, para una asistir a una recepción en la residencia de Peres, con quien plantará un árbol y escuchará a niños cantar en hebreo, árabe e inglés. Todo ello bajo la protección de sus fuerzas especiales reforzadas por 15 mil agentes israelíes de Policía que se encargarán de velar por la seguridad del equipo presidencial.

Obama pasará dos días y medio en Israel, con dos breves desplazamientos al territorio ocupado de Cisjordania: a Ramala, para entrevistarse con el presidente palestino Mahmud Abás, y a Belén, para visitar la basílica que marca el nacimiento de Jesús.

Durante la visita, bautizada Alianza Irrompible, se reunirá hasta en tres ocasiones con Netanyahu y pronunciará un discurso ante 600 estudiantes en un gran centro de convenciones de Jerusalén.

El sábado, su último día, lo dedicará a actos protocolarios, como una visita al cementerio donde están enterradas las principales figuras del movimiento sionista y de Israel, y un recorrido por el Museo del Holocausto.

Por último, hará una visita relámpago a la Basílica de la Natividad de Belén, único lugar religioso al que accederá (no irá a santuarios judíos o musulmanes) antes de partir hacia Jordania.

EFE