25 de junio de 2013 / 09:10 p.m.

WASHINGTON — El presidente Barack Obama declaró el martes que el debate en torno al cambio climático ya es obsoleto, al tiempo que anunció un plan de amplio alcance para combatir la contaminación atmosférica y preparar a las comunidades a enfrentar las consecuencias del calentamiento global.

En un discurso en la Universidad de Georgetown, el mandatario les advirtió a los estadounidenses de los profundos y desastrosos efectos del cambio climático, exhortándolos a actuar antes de que sea demasiado tarde.

"Como presidente, como padre y como estadounidense, estoy aquí para decir que debemos actuar", afirmó Obama.

El mandatario anunció que dio órdenes de implementar las primeras normas federales en la historia de Estados Unidos relacionadas con los gases de efecto invernadero emitidos por plantas generadoras de energía existentes y por construirse, "para poner fin a la contaminación atmosférica ilimitada con carbono".

Otros aspectos del plan impulsarán la producción de energía renovable en terrenos federales, incrementarán los estándares de eficiencia y prepararán a las comunidades a hacer frente a las temperaturas más elevadas.

Incluso antes de que Obama develara su plan el martes, los detractores republicanos en el Congreso ya lo estaban criticando como una medida que generará pérdida de empleos y amenazará la recuperación económica. El mandatario rechazó dichas críticas, e hizo notar que en el pasado ya se han empleado los mismos argumentos cuando Estados Unidos ha tomado otras medidas para proteger el medio ambiente.

"Eso es lo que dijeron en cada ocasión", afirmó Obama. "Y han estado equivocados todas esas veces".

El presidente también ofreció un inusual vistazo a las deliberaciones en su gobierno en torno al Keystone XL, un oleoducto cuya potencial aprobación ha desatado una intensa lucha entre activistas ambientales y productores de energía.

La Casa Blanca ha insistido en que el Departamento de Estado está tomando la decisión en forma independiente, pero Obama dijo el martes que giró instrucciones para que el departamento lo apruebe sólo si el proyecto no incrementará las emisiones totales de gases de efecto invernadero.

"Permitir que el oleoducto Keystone sea construido requiere encontrar primero que hacerlo así favorecería los intereses de nuestra nación", afirmó Obama. "Iría en favor de nuestro interés nacional solamente si este proyecto no exacerba en forma significativa el problema de la contaminación con carbono".

Un alto asesor del republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, dijo que las afirmaciones del mandatario indican que el oleoducto debería ser aprobado.

"El estándar que el presidente (Obama) estableció hoy debería llevar a una rápida aprobación del oleoducto Keystone", dijo Brendan Buck, portavoz de Boehner.

Los grupos ambientalistas ofrecieron una mezcla de elogios y cautela para ver si efectivamente Obama cumple las ambiciosas metas que estableció. Bill Snape, del Centro para la Diversidad Biológica, lo describió como muy poco, y demasiado tarde.

"Lo que él propone no es lo suficientemente grande ni avanza con la suficiente rapidez como para estar a la altura de la aterradora magnitud de la crisis del clima", señaló Snape.

(AP)