15 de julio de 2013 / 07:08 p.m.

La Casa Blanca aseguró que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no intervendrá en las decisiones sobre el caso de George Zimmerman, el vigilante de origen hispano absuelto el sábado por el asesinato del joven negro Trayvon Martin, y deja en manos del Departamento de Justicia los eventuales pasos.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, aseguró hoy en su rueda de prensa diaria que la decisión está en manos de ese departamento y que el hecho de interponer cargos federales contra Zimmerman basados en supuesta violación de los derechos civiles "no es algo que el presidente pueda decidir".

""Sería inapropiado en un presidente opinar sobre lo que debe hacer el Departamento de Justicia"", insistió. ""No tiene ninguna opinión que expresar sobre la disposición del Departamento de Justicia para tratar este caso"".

Carney se refirió también a las declaraciones hechas por el presidente este domingo en las que llamó a una "reflexión calmada" a la ciudadanía y reiteró sus condolencias por la muerte del joven Martin.

El portavoz explicó que el presidente expresó en su comunicado del domingo que los ciudadanos estadounidenses deben preguntarse qué están haciendo para fomentar la compasión y la comprensión dentro de la comunidad y de qué manera se puede detener la ola de violencia armada en el país.

Zimmerman, de 29 años, fue declarado el sábado "no culpable" de los cargos de asesinato en segundo grado y homicidio involuntario que se le imputaban por la muerte en 2012 en Florida de Martin, que iba desarmado.

Varias asociaciones pro derechos civiles y miles de personas en distintas ciudades a lo largo del país han solicitado al Departamento de Justicia que presente cargos federales por violación de los derechos civiles contra Zimmerman, al considerar que este actuó contra el joven por un prejuicio racial.

El Departamento de Justicia estadounidense aseguró ayer que continuará con la investigación del caso para considerar si debe o no presentar cargos.

EFE