EFE
13 de agosto de 2013 / 09:37 p.m.

 

Washington DC -Baltimore • La lluvia impidió que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se dedicara en su cuarto día de vacaciones en la isla Martha's Vineyard (Massachusetts) al golf, una de sus pasiones, pero ya que Michelle lo dejó solo durante su paseo de hoy, aprovechó para disfrutar de otra de sus debilidades, los fritos.

Papas fritas, camarones fritas, ostras y aros de cebolla fritos conformaron el menú que hoy escogió el mandatario en el Restaurante de Nancy, en la isla de Oak Bluff, próxima a donde él y el resto de su familia están pasando esta semana vacacional.

Según reportó la Casa Blanca, su esposa Michelle prefirió quedarse en la residencia donde se alojan en la exclusiva isla de Martha's Vineyard, frente a la costa de Massachusetts. La primera dama se ha hecho famosa por su programa contra la obesidad "Let's move!" (Movámonos), mediante el que promueve una vida saludable y una dieta equilibrada.

Obama, que se acercó al mostrador de comida para llevar del restaurante con una gorra de los White Sox de Chicago y un chubasquero, no incluyó en su pedido ni un solo vegetal. El restaurante escogido es uno de los favoritos de una de sus principales asesoras, Valerie Jarrett, que se aloja en una casa cercana frente al mar mientras los Obama descansan unos kilómetros más allá.

Pese a no seguir los consejos de la primera dama en la alimentación, tras la sesión de fritos el presidente se puso manos a la obra para quemar las calorías y acudió a jugar un partido de baloncesto con algunos amigos y miembros de su equipo. La familia Obama se aloja en la casa de verano de David Schulte, donante demócrata y gestor financiero, valorada en 7.6 millones de dólares.

La residencia, construida en 1961 y reformada hace una década, cuenta con seis habitaciones y una superficie de 200 hectáreas. Entre sus vecinos veraniegos están los actores Ted Danson y Michael J. Fox. El mandatario, que ha visitado la isla en 2009, 2010 y 2011, ha tenido que cambiar de residencia después de que su alojamiento habitual Blue Heron Farm fuera vendido a comienzos de este año.

Martha's Vineyard, donde también han pasado temporadas el expresidente Bill Clinton y su familia, es un popular destino turístico para la elite progresista estadunidense, los Obama planean quedarse en la isla de cerca de 20 mil habitantes hasta el próximo domingo.