8 de abril de 2013 / 11:31 p.m.

Washington • Con el tiempo contado para aprobar una ley de control de armas, el presidente Barack Obama advirtió al Congreso no usar tácticas dilatorias contra la promulgación de regulaciones más severas, y dijo a familiares de víctimas de la matanza en la escuela Sandy Hook de Connecticut que está "tan determinado como siempre" a honrar a sus hijos con leyes más estrictas.

La propuesta de Obama para el control de armas ha encontrado resistencia en el Capitolio, lo que pone en duda su destino. Los esfuerzos de los senadores demócratas por lograr el compromiso de los republicanos para la ampliación de las revisiones de antecedentes para quienes desean comprar armas de fuego aún no han generado un acuerdo, y los conservadores prometieron que tratarían de impedir que el Senado siquiera abra el debate sobre la legislación para el control de armas de fuego.

Algunas de las familias de víctimas de la matanza en la escuela Sandy Hook están tratando de presionar para la aprobación del proyecto de ley. Obama se reunió con ellas en privado antes de su discurso en la Universidad de Hartford el lunes por la tarde, luego planeaba llevar a 11 miembros de esas familias a Washington en el avión presidencial. Ellos buscan reunirse con senadores que aún tienen que respaldar la legislación para exhortarlos a apoyar la regulación en memoria de sus seres queridos.

"Si eres un estadounidense que desea hacer algo para evitar que más familias conozcan la inconmensurable angustia que estas familias sufren, ahora es el momento de actuar", dijo Obama. "Ahora es el momento de comprometerse, de involucrarse, de hacer retroceder al miedo, la frustración y la desinformación. Ahora es el momento de hacer que su voz sea escuchada desde cada Cámara estatal hasta los pasillos del Congreso".

AP