AP
5 de junio de 2016 / 11:45 p.m.

Las Vegas.- La recién coronada Miss USA es una oficial del ejército de 26 años procedente del distrito de Columbia que ofreció tal vez la respuesta más contundente de la noche al ser preguntada por las mujeres en combate.

"Como mujer en el Ejército de Estados Unidos, creo (...) que somos tan duras como los hombres. Como comandante de mi unidad, tengo fuerza, estoy entregada", dijo Deshauna Barber. "El género no nos limita en los Estados Unidos".

Como ganadora del concurso Miss USA 2016, celebrado el domingo en el T-Mobile Arena de la Strip de Las Vegas, Barber participará ahora en la competencia de Miss Universo.

La segunda clasificada fue Miss Hawaii, quien enfrentó un momento complicado en la parte de preguntas al ser cuestionada por su elección entre los probables candidatos a la presidencia del país, la demócrata Hillary Clinton o el expropietario de la competición, el republicano Donald Trump.

Chelsea Hardin reconoció que no había una respuesta correcta. La pregunta planteaba la posibilidad de que Clinton se convierta en la primera mujer candidata a la Casa Blanca por uno de los grandes partidos. La estudiante universitaria de 24 años de Honolulu dijo simplemente que el nuevo presidente debería luchar por lo que es correcto para el país.

Al resto de las aspirantes que quedaron entre las cinco primeras clasificadas se les preguntó por el derecho al voto, la desigualdad salarial y la reciente muerte del icónico boxeador Muhammad Ali.

La favorita de los seguidores de la competencia, Miss California, Nadia Grace Mejia, tropezó y se tomó una pausa para responder una pregunta sobre la desigualdad social y salarial. La modelo de 20 años, hija de un cantante de la década de 1990 conocido por el tema "Rico Suave", había hablado también acerca de sufrir anorexia y de su deseo de promover la confianza en el cuerpo antes en el programa.

La organización del concurso de belleza se está recuperando de una serie de polémicas el año pasado, incluida la ruptura con su anterior dueño, el empresario Donald Trump, y el error en la coronación de Miss Universo.