23 de diciembre de 2013 / 06:43 p.m.

Jartum.- La ONU alertó hoy de la grave situación humanitaria en Sudán del Sur, especialmente en las provincias de Jonglei (este) y Unidad (norte), donde los enfrentamientos han obligado a desplazarse a decenas de miles de personas.

En un comunicado, el coordinador de asuntos humanitarios de Naciones Unidas en el país, Toby Lanzer, señaló que la situación es "particularmente mala" en esos dos estados, en manos de los rebeldes pese a la ofensiva de las fuerzas gubernamentales por recuperar su control.

"Acabo de volver de Bor (capital de Jonglei), donde unas 17 mil personas han buscado protección en la base de las fuerzas de pacificación de la ONU", señaló Lanzer, quien dijo que han aumentado las necesidades humanitarias como consecuencia de la violencia.

Al menos 20 mil personas se encuentran refugiadas en dos edificios de la ONU en la capital, Yuba, mientras que en Bentiu(capital de Unidad) las agencias de Naciones Unidas han proporcionado alimentos a unas 7 mil personas cobijadas en sus instalaciones, apuntó el responsable. Lanzer llamó a las partes en conflicto a que garanticen la protección de los civiles y los trabajadores humanitarios, y a los donantes a que aumenten sin dilación los recursos disponibles en Sudán del Sur.

Por su parte, la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) denunció hoy en un comunicado que la violencia también se ha extendido a la localidad de Nasir, en el estado de Alto Nilo, junto a la frontera con Sudán, donde recibieron a 24 pacientes con heridas de bala.

El grupo agregó que está llevando a cabo donaciones de medicamentos y suministros médicos a los centros de salud, así como proporcionando ayuda a aquellos que han huido de sus hogares por la violencia.

"La gente no sabe cómo va a evolucionar la situación y son muchos los que tienen miedo de volver a sus casas", explicó el coordinador de emergencias de MSF, Forbes Sharp, quien consideró que los acontecimientos se están desarrollando "muy rápido".

El conflicto, que ya ha causado cientos de muertos, está marcado por la violencia étnica en un país que se independizó de Sudán en julio de 2011.

EFE