19 de abril de 2013 / 03:12 p.m.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) afirmó hoy que es fundamental que continúe el juicio contra el exdictador de Guatemala, José Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio y crímenes contra la humanidad, por tratarse de un emblemático caso para todo el sistema internacional de justicia."Lo esencial es que el juicio continúe de una manera u otra", declaró hoy Rupert Colville, portavoz de la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, informó Efe.La responsable de la ONU en cuestiones de derechos humanos emitió una declaración en la que considera que la decisión de una jueza de anular el juicio contra Ríos Montt es un golpe "para las numerosas víctimas de las atrocidades cometidas durante la guerra civil en Guatemala y que han esperado más de 30 años a que se haga justicia y una reparación"."Este es un caso único, emblemático, que es importante no sólo para Guatemala, sino para todo el sistema internacional de justicia", dijo Colville a la prensa internacional.Recordó que se trata de la primera vez que un exjefe de Estado es llevado en Guatemala ante una corte nacional acusado de genocidio, según la definición internacional de este crimen."Ha sido formidable ver a algunos países latinoamericanos llevar a la justicia estos casos de atrocidades, que ocurrieron 30 0 40 años atrás. Esta región está liderando al mundo en este sentido (...) Por ello, ver este tipo de interrupción en un caso tan vital es muy triste y esperamos ver lo que ocurre", comentó.Por su parte, Pillay recordó que este juicio daba "por primera vez la oportunidad a las víctimas de testificar en la misma sala de ex altos oficiales acusados de ordenar la quema de aldeas, violaciones y la ejecución de más de 1.770 indígenas ixiles", en el periodo de marzo de 1982 a agosto de 1983.La alta comisionada consideró que la suspensión del proceso es una "verdadera bofetada a los indígenas, hombres y mujeres, que valientemente participaron en el juicio como testigos".Valoró también el "tremendo coraje" de abogados, jueces y fiscales que lucharon por décadas para que se haga justicia.Recordó que, como parte de la obligación de las autoridades de Guatemala de garantizar un juicio justo e independiente, debe tomar "las medidas para asegurarse de que todos los jueces y el personal (de la judicatura) cumplan su trabajo libres de amenazas o represalias". 

EFE