27 de marzo de 2013 / 01:03 a.m.

Nueva York • La ONU designó a un científico sueco para liderar la investigación de las denuncias sobre el uso de armas químicas en Siria, impidiendo a expertos de las principales potencias mundiales su participación, informaron hoy funcionarios.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, nombró a Ake Sellstrom, un veterano de las investigaciones sobre armas en Irak en la década de 1990, para encabezar las pesquisas. Ban dijo a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad -Gran Bretaña, China, Francia, Rusia y Estados Unidos- que no estarán autorizados a participar, dijeron diplomáticos.

Rusia, principal aliado mundial de Siria, manifestó su irritación por verse excluido. "No compartimos plenamente este tipo de actitud pero la cosa más importante es que sea un equipo tan objetivo como sea posible", dijo el embajador ruso en la ONU, Vitaly Churkin.

Siria pidió la semana pasada una investigación por el supuesto uso por parte de la oposición de armas químicas en Alepo el 19 de marzo. Gran Bretaña y Francia pidieron que también se investigue una acusación de la oposición contra el gobierno en este sentido.

La ONU dijo que el "foco inicial" de la investigación serán las acusaciones del gobierno sirio, y que todavía se están acordando los detalles de la misión. "No es una investigación criminal, es una misión técnica", dijo el portavoz de la institución, Martin Nesirky, explicando que los investigadores tendrán como objeto determinar "si se utilizaron armas químicas y no por quién (fueron utilizadas)".

EFE