Agencias 
13 de julio de 2013 / 02:14 a.m.

 

Ginebra, Moscú • La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, afirmó hoy que el ex analista de la CIA estadunidense Edward Snowden tiene derecho a solicitar asilo y debería ser protegido por haber revelado información que atenta contra los derechos humanos.

"El caso de Snowden muestra la necesidad de proteger a las personas que revelan información que tiene implicaciones en el respeto de los derechos humanos, así como la importancia de asegurar el respeto por el derecho a la privacidad", aseguró Pillay citada en un comunicado.

La Alta Comisionada señaló que los Estados deben "asegurar" que las personas que revelen violaciones contra los derechos humanos puedan hacerlo sin temer a ser perseguidos posteriormente. "Los sistemas legales deberían asegurar que existen adecuados espacios para los individuos que revelen violaciones a los derechos humanos para expresar sus preocupaciones sin miedo a represalias", añadió.

"Hago un llamamiento a todos los Estados a que respeten el derecho internacionalmente garantizado de Snowden de buscar asilo", señaló en su comunicado la representante de Naciones Unidas. Pillay parafraseó al ex relator especial para la promoción y protección de los derechos humanos, Martin Scheinin, quien dejó claro que revelar información secreta que es de interés público es lícito.

"Información fiable sobre serias violaciones a los derechos humanos por una agencia de inteligencia es muy probable que provenga de la propia agencia. En estos casos, el interés del público en conocer el contenido de esta revelación pesa más que el desconocerlo". "Estos reveladores de información deberían estar protegidos de represalias legales y acciones disciplinarias cuando revelen información no autorizada", señaló.

La Alta Comisionada recordó que existen varios tratados y declaraciones de Naciones Unidas que protegen a aquellos que a su vez protegen los derechos humanos.

Asimismo, Pillay recordó que si bien las preocupaciones sobre seguridad nacional pueden justificar una vigilancia específica, "vigilar sin las adecuadas salvaguardas para proteger el derecho a la privacidad corre el riesgo de impactar negativamente en el disfrute de los derechos humanos y libertades fundamentales".

"La gente tiene que confiar que sus comunicaciones privadas no son vigiladas por el Estado", agregó la Alta Comisionada, quien concluyó recordando que el derecho a la privacidad, el derecho al acceso a la información y la libertad de expresión están íntimamente ligadas.

"La gente tiene el derecho democrático a participar en los asuntos públicos y este derecho no puede ser ejercido efectivamente sólo basándose en información autorizada", sentenció Pillay.

Mientras, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, repasó hoy con su par ruso, Vladimir Putin, un amplio abanico de asuntos bilaterales y de seguridad, incluyendo la situación de Snowden, reclamado por EU bajo cargos de espionaje, informó la Casa Blanca.

Obama habló por teléfono con Putin y durante la conversación ambos líderes señalaron la importancia de las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Rusia, dijo la Casa Blanca en un comunicado. Entre los asuntos bilaterales y de seguridad que discutieron figuró la situación de Snowden, quien permanece en un limbo legal en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo mientras decide sus siguientes pasos.

Obama y Putin también discutieron la cooperación bilateral en la lucha antiterrorista en la antesala de las olimpiadas de invierno en la localidad rusa de Sochi el próximo año, puntualizó la nota. Obama viajará en septiembre para una reunión con Putin, antes de asistir a una cumbre del G20 en San Petersburgo.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, señaló que Snowden tiene que cesar sus actividades contra Estados Unidos para poder permanecer en Rusia. A cambio, el ex consultor prometió "no perjudicar más a EU", dijo hoy un participante en una reunión de abogados y ONGs, entre ellas Amnistía Internacional, con el prófugo en el aeropuerto de Moscú.

"Él prometió dejar de perjudicar a Estados Unidos", declaró el abogado ruso Guenri Reznik a los periodistas. Horas antes, durante su acostumbrada rueda de prensa, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, acusó a las autoridades rusas de facilitar una "plataforma para la propaganda" a Snowden, reclamado por EU bajo cargos de espionaje tras revelar dos programas de vigilancia secretos de la Agencia de Seguridad Nacional.

"Proveer de una plataforma de propaganda al señor Snowden contradice declaraciones anteriores del Gobierno ruso sobre la neutralidad de Rusia y sobre que no tienen control de su presencia en el aeropuerto (de Moscú)", comentó Carney.

Darle esa plataforma "también es incompatible con las garantías rusas de que no quieren que el señor Snowden dañe aún más los intereses estadunidenses", agregó el portavoz de la Casa Blanca. Snowden se reunió hoy en el aeropuerto de Sheremétievo con representantes de organizaciones de derechos humanos internacionales, en la que anunció que pedirá asilo político a Rusia.

Snowden pidió hoy asilo a Rusia, con el fin de poder viajar después "legalmente" a América Latina, en tanto agradeció el apoyo de Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela. "Les pido su ayuda (...) para poder ir de forma segura a América Latina y pido asilo político a Rusia esperando que mi viaje sea realizado en la legalidad", añadió Snowden en un comunicado tras su encuentro en el aeropuerto de Moscú.

En tanto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo en la cumbre del Mercosur celebrada hoy en Montevideo que "se ha ratificado un comunicado doctrinal para garantizar el derecho al asilo como derecho fundamental". Asimismo, Maduro pidió garantizar la seguridad informática y criticó el espionaje llevado a cabo por agencias de inteligencia estadunidenses.

Snowden, que ha revelado un gigantesco programa de espionaje de Estados Unidos a ciudadanos y países aliados, aseguró que tiene "la intención de viajar a cada uno de estos países (Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela) para agradecerles personalmente a su gente y a sus líderes" el apoyo recibido.

Y es que los países latinoamericanos mencionados y Rusia han sido los "primeros en levantarse contra las violaciones" de las libertades fundamentales realizadas por la gran potencia, aseguró Snowden, que se dejó fotografiar por primera vez en varias semanas. "Se han ganado el respeto del mundo", dijo el informático, que recordó que en ningún momento ha tratado de "vender los secretos de Estados Unidos".

"Tenía una familia, un hogar en un paraíso y vivía muy confortablemente", por lo que, según él, hizo "lo que tenía que hacer y empezar una campaña para corregir esta maldad", explicó. Tildó de "peligrosa la escalada" emprendida por EU, que dio un "paso sin precedentes" al ordenar a los aliados militares el "cierre del espacio aéreo al avión de un presidente latinoamericano".

Snowden se refería al avión presidencial del mandatario boliviano Evo Morales, que tuvo que aterrizar en Viena ante la negativa inicial de países como España, Francia o Portugal de permitirle sobrevolar sus cielos ante el temor de que el filtrador se encontrara a bordo.

"Esta peligrosa escalada representa no sólo una amenaza para la dignidad de América Latina, sino para los derechos básicos que comparte cualquier persona, cualquier nación, para vivir sin persecución, y buscar y disfrutar asilo", dijo.

El informático, que acaba de cumplir 30 años el pasado 21 de junio, anunció que acepta "todas las ofertas de apoyo o asilo" recibidas y las "que pueda recibir en el futuro" y menciona en particular al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

"Mi estatus de asilado es ahora formal y ningún Estado puede limitar o interferir con este derecho", dijo, tras acusar directamente a EU de violar la legislación de Naciones Unidas sobre el derecho al asilo y amenazar con represalias a los países que se han ofrecido a recibirle.

EU revocó el pasaporte de Snowden poco después de sus revelaciones en Hong Kong, el pasado mes de junio, al diario británico The Guardian. La "amenaza ilegal", que según él ha recibido de EU y de algunos países europeos, le impide viajar a América Latina y disfrutar "del asilo concedido de acuerdo a los derechos compartidos". Mientras recibe estas "garantías de paso" Snowden esperará en Rusia.