12 de enero de 2013 / 05:26 p.m.

La Habana  La alianza opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD) calificó ayer de “lamentable” la declaración del secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, de respetar la decisión tomada por los poderes de ese país sobre la continuidad del gobierno de Hugo Chávez.

“Es francamente lamentable. Al leerla, no he podido evitar una profunda decepción. Cuesta creer que una persona que ha sufrido la dictadura (de Augusto Pinochet) y el exilio acepte sin más la ‘versión oficial’ de un gobierno”, expresó Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo de la MUD.

La OEA “respeta cabalmente, como no podía ser de otra forma, la decisión tomada por los poderes constitucionales de Venezuela con respecto a la toma de posesión” de Chávez, expresó ayer Insulza en un comunicado.

Por su parte, el gobierno venezolano insistió, a través del ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas, que Chávez sigue consciente y en comunicación con su familia.

En entrevista con la estación Actualidad de Unión Radio aseguró que “el presidente está consciente de la situación en que está, se mantiene en comunicación con su equipo de gobierno, familiares que están en La Habana, Cuba. El presidente es el presidente, no hay ningún otro”.

En exclusiva a esa cadena radial, el funcionario chavista aseguró que un gran número de adversarios esperan un desenlace fatal pero, sostuvo, “se van a quedar con las ganas (…) Aquí están buscando el modo de conseguir por otros lados lo que no han conseguido con votos”.

Chávez, de 58 años, en el poder desde 1999 y reelegido en los comicios de octubre, no asumió su nuevo mandato el jueves pasado, porque su estado de salud no le permite volver a Venezuela desde Cuba, donde permanece hospitalizado tras ser operado el 11 de diciembre por cuarta vez por el cáncer que padece.

Insulza recibirá a cuatro representantes de la MUD el martes próximo, aseguró personal diplomático de la OEA. El encuentro había sido revelado en Caracas por Aveledo en una nota de prensa.

Visitas presidenciales

La presidenta argentina Cristina Kirchner y su par peruano Ollanta Humala, aterrizaron ayer por separado en La Habana para visitar a Hugo Chávez, al cumplirse un mes de que el venezolano fuera operado de cáncer.

También llegó a Cuba el vicepresidente Nicolás Maduro, quien mantiene en sus manos las riendas del gobierno venezolano. El delfín chavista dijo que su visita forma parte del “procedimiento habitual de seguimiento” al complicado proceso postoperatorio en que se encuentra Chávez.

La mandataria argentina fue la primera en llegar a la isla con una biblia para regalar a Chávez. Este día prosigue su viaje hacia los Emiratos Árabes, en una gira de 11 días por Asia.

Durante su rápida estancia, Cristina K se reunió con Fidel y Raúl Castro. Por su parte, Humala dijo que además de conocer de primera mano la situación de Chávez, negoció con los cubanos la ampliación de un Acuerdo de Complementación Económica.

— MANUEL J. SOMOZA