18 de marzo de 2013 / 02:59 p.m.

Berlín • El encuentro editorial alemán de comienzos de año en la ciudad de Leipzig cerró hoy con un récord de visitantes, un aumento de las ventas y euforia general en el sector: 168 mil personas pasaron por la feria de cuatro días, la segunda más importante de Alemania después de la de Frankfurt.

"El libro en todas sus posibilidades sigue teniendo el apoyo de los lectores", señalaron los organizadores al finalizar la feria en la que dos mil 69 expositores de 43 países expusieron unas 100 mil obras, entre ellas unas 20 mil novedades del sector editorial. El año pasado la feria cerró con 163 mil 500 visitantes.

Los analistas del sector, que parecieron cargarse de seguridad y optimismo, consideraron las cifras un buen indicador del inicio del año en el sector editorial, según dijo Alexander Skipis, director ejecutivo de la Asociación Editorial Alemana.

Además, las ventas aumentaron un 1.7 por ciento. "La demanda de libros es continua y fuerte", dijo Skipis. En 2012 las operaciones en el sector se cifraron en unos nueve mil 600 millones de euros. "Leer no es algo que retroceda en tiempos del PC y de Internet", sentenció.

La Asociación de los Libreros alemanes aprovechó el evento para iniciar una campaña publicitaria para fomentar la lectura de libros en el país, bajo el lema "Cuidado, un libro!", que arrancó con mucho éxito, señaló Skipis.

"Estamos muy satisfechos con el transcurso de la feria", dijo por su parte el director ejecutivo de la Feria de Leipzig, Martin Buhl-Wagner, que destacó el "feedbak" (la respuesta) de los expositores, destacando la presencia de un público muy curioso por las novedades. De los visitantes, unos 50 mil eran público especializado.

"Fue maravilloso, la feria llena y la gente sigue leyendo igual que antes", señaló Maritta Frick, de la editorial dtv. Otras firma también destacaron la gran afluencia de público con muchas ganas de leer, que obligó a organizar muy bien la visita.

Al pasear por los estantes llenos de todo tipo de libros, desde cómics hasta literatura infantil, la sensación general era que leer está de moda. Incluso la gente entraba en los "stands" y se sentaba a leer. "La gente se interesa por los libros y esto en tiempos del e-book (libro electrónico)", comentaba una trabajadora de una editorial.

Sin embargo, unas de las cuestiones de cara al futuro será cómo la gente satisface la demanda de lectura. Y es que la crisis no está superada: según una encuesta del sector, sólo el 25 por ciento de los vendedores de libros hace buen negocio.

No hay que dejar de lado el libro electrónico y las posibilidades de la publicación digital, cuya tendencia no deja de crecer. Los medios digitales no son competencia para el libro, sino un complemento, consideró el director ejecutivo de la Fundación Leer, Jörg F. Maas.

Entre los eventos de esta edición cabe destacar la presencia del ex mandatario soviético Mijail Gorbachov, que despertó un gran interés con la presentación de sus memorias "Todo a su tiempo. Mi vida", en la que vuelve la mirada al tiempo del "Glasnost", la "Perestroika" y a la reunificación alemana.

Gorbachov tuvo que anular su visita al recinto de la feria, por considerar que era demasiado para él a su avanzada edad de 82 años. Sin embargo, habló de sus memorias en el recinto llamado Iglesia de San Pedro de la ciudad.

La feria también dejó como recuerdo el "libro más bonito del mundo" otorgado a Hans-Jörg Pochmann por su obra "Fallen", un libro bilingüe en inglés y alemán con dos cubiertas y textos rotando 180 grados. La feria organiza el concurso desde 1963.

Además, David Wagner ganó el premio de la feria de Leipzig con la historia de su transplante de hígado, "Leben" (Vivir), en el que asegura que escribir le salvó la vida. "Porque siempre supe que podía seguir viviendo para escribir".

También se entregó el premio Kurt Wolff a la editorial Wallstein de Göttingen, dotado con 26 mil euros y entregado por el ministro de cultura alemán Bernd Neumann.

Además de la feria, también el programa paralelo "Leipzig lee", que se ha convertido en el mayor festival de lectura de Europa, tuvo una recepción muy positiva, con numerosas lecturas en distintos lugares de la ciudad, con la participación de unos dos mil 900 escritores.

La vertiente internacional llegó con la presencia de literatura de Polonia, Ucrania y Bielorrusia, así como Brasil, que se preparó así para su invitación de honor a la próxima edición de la Feria de Frankfurt, la segunda invitación tras 1994.

En los próximos meses se celebrará un programa de lectura en Alemania bajo el lema "un país con muchas voces" dedicado a Brasil. "Mucha gente quiere conocer nuestra mentalidad y ¿qué hay mejor para ello que los libros?", dijo el presidente del comité organizador brasileño, Galeno Amorim.

"Hay muchos clichés como el carnaval, la samba y el fútbol, pero el país es muy diverso", señaló el curador del programa literario brasileño, que destacó la literatura sobre, por ejemplo, la vida en las grandes ciudades. Brasil es además un enorme mercado con 90 millones de potenciales lectores.

En Leipzig estuvieron presentes autores como Carola Saavedra, Age de Carvalho, Luis S. Krausz y Rafael Cardoso.

La próxima edición de la Feria de Leipzig tendrá lugar del 13 al 16 de marzo de 2014.

NOTIMEX