29 de enero de 2013 / 03:03 p.m.

El Cairo • El fiscal general egipcio, Talaat Abdalá, ordenó hoy el arresto de los miembros del grupo "Black Bloc", al que calificó de "terrorista" y acusó de estar implicado en los disturbios actuales en el país.

Abdalá dio órdenes a la Policía y al Ejército de arrestar a cualquier sospechoso de pertenecer a esta organización, informó la agencia de noticias estatal egipcia, Mena, que citó al portavoz de la Fiscalía General, Hasan Yasin.

Yasin explicó que las investigaciones dirigidas por la oficina técnica de Abdalá han revelado que el "Black Bloc" es "un grupo organizado que lleva a cabo actos terroristas".

Entre los delitos supuestamente cometidos por el "Black Bloc" figuran causar daños a propiedades y atacar y aterrorizar a los ciudadanos.

Las disposiciones del Ministerio Público contemplan la detención de cualquier persona que participe en las actividades del grupo, entre las que se incluye ir vestido como sus miembros, que suelen ir encapuchados y con atuendos negros.

La fiscalía ha pedido a los ciudadanos que colaboren en la detención de sospechosos de pertenecer a esta organización.

Además, ha advertido de que cualquiera que haga propaganda para el "Black Bloc" o intente mejorar su imagen, verbalmente o por escrito, será castigado por la ley, ya que los actos de este grupo suponen delitos que afectan a la seguridad interior del país.

El "Black Bloc" es una organización violenta y opaca integrada por jóvenes encapuchados que se ha sumado en los últimos días a los incidentes en Egipto.

Sus pasamontañas y antifaces, su ropa oscura y su rechazo a hablar con la prensa han empujado a algunos medios de comunicación egipcios y árabes a considerarlos como parte de una conspiración extranjera que supone una amenaza para el orden público.

Sin embargo, los miembros de ese grupo explicaron a Efe en una de sus raras declaraciones que actúan para combatir "la tiranía fascista" de los Hermanos Musulmanes, que dominan actualmente la escena política egipcia.

Dos días antes del segundo aniversario de la revolución del 25 de enero de 2011 y de que se desatara la nueva ola de violencia, uno de sus dirigentes aseguró a Efe que su objetivo es derrocar al presidente, Mohamed Mursi, y al Gobierno de los Hermanos Musulmanes para impedir que este grupo monopolice el poder.

Pocas horas después de esa entrevista, el grupo difundió un vídeo en Youtube para inaugurar la presencia pública de la organización, con un único objetivo: "Combatir la tiranía fascista de los Hermanos Musulmanes y su brazo armado".

EFE