LIBERTAD AMPUDIA
23 de noviembre de 2017 / 02:18 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Con la presentación especial de Susana Zabaleta como solista soprano y un canto final del público para el elenco, "Carmina Burana" volvió al Auditorio Nacional entre un mar de ovaciones, en una velada llena de odas al amor.

Los aplausos se hicieron notar desde antes de que empezara la obra; crecieron cuando la orquesta tomó su lugar; pero, cuando los acordes comenzaron a sonar, el ruido de las palmas inundó el recinto de Reforma.

Burana
La producción logró la ovación del público en distintas ocasiones. | ESPECIAL

A 80 años de su estreno, la puesta en escena regresó a México con una producción monumental que reúne a 250 artistas, incluidos el primer bailarín del American Ballet Theatre, Cory Stearns, el tenor Víctor Hernández y el barítono Enrique Ángeles.

La Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), bajo la dirección de Carlos Miguel Prieto, abrió el espectáculo con un homenaje mexicano, al interpretar el “Huapango de Moncayo”, que la gente recibió con agrado. Una luz azul salió debajo del telón, las cortinas se abrieron y la Compañía de Danza Contemporánea de Cuba apareció entre efectos de humo.

El canto de EnHarmonia Vocalis, coro integrado por 80 voces se escuchó en la sala y los bailarines desfilaron por el escenario en grupos. El turno de Víctor Hernández y Enrique Ángeles llegó, sus imágenes en las pantallas y hicieron voltear al público que disfrutaba de la trama; lo mismo pasó en la oportunidad de Cory Stearns. Las sonrisas no se hicieron esperar cuando el Coro Infantil Schola Cantorum de México subió al escenario; luego de unos cuantas estrofas, Susana Zabaleta los acompañó.

La voz de la cantante entró luciendo visiblemente emocionada de participar en el espectáculo.

Más adelante se vio acompañada de Anabel de la Mora, para interpretar juntas la obra de Carl Orff, que se compone de poemas que hablan del amor, el renacer de la vida, del placer y el gozo que el amor renovado produce. Al terminar el acto, los gritos y aplausos duraron más de cuatro minutos. Carlos Miguel Prieto hizo una invitación al público.

“Hoy es un día muy especial, es el Día del Músico, les vamos a dar un regalo y ustedes otro a nosotros. Primero, cantar el primer movimiento de Carmina con unas palabras que van a ver por ahí. Luego, cantarle las mañanitas a cada uno de estos músicos”, dijo y la ovación se multiplicó en la sala.

El espectáculo

Este jueves se podrá disfrutar una segunda función de "Carmina Burana", pieza que se estrenó el 8 de junio de 1937 en la Alte Oper de Fráncfort del Meno.

Como parte de la celebración y para consentir al público, la producción organizó diversas dinámicas a través de redes sociales.

Regalaron boletos, pases backstage y hasta zapatillas de ballet autografiadas.


pm