13 de julio de 2013 / 04:07 p.m.

Montevideo • Los presidentes del Mercosur se plantaron ayer frente a Europa para exigir explicaciones y disculpas públicas por el cierre del espacio aéreo al avión de Evo Morales, y consideraron que es tiempo de marcar límites a EU por su espionaje en la región.

Los mandatarios de Argentina, Brasil, Venezuela y Uruguay —con Bolivia en proceso de adhesión— decidieron "convocar en consulta" a sus embajadores en España, Francia, Italia y Portugal, países que impidieron la semana pasada el uso de su espacio aéreo al avión presidencial del boliviano Evo Morales, indicaron en una decisión conjunta.

Asimismo, citarán a los representantes de los cuatro países europeos en sus territorios para informarles de la decisión.

Presentarán además "una nota formal de protesta a cada uno de esos países demandando explicaciones y las correspondientes excusas" por lo ocurrido con Morales.

La semana pasada, estos países impidieron que el avión de Morales sobrevolara sus territorios por sospechas de que transportaba al informático Edward Snowden, requerido por Estados Unidos bajo cargos de espionaje por filtrar información de inteligencia a la prensa.

En ese marco, los mandatarios reafirmaron "el derecho inalienable de todo Estado de conceder asilo", derecho que "no debe ser restringido ni limitado".

"Es fundamental asegurar que sea garantizado el derecho de los asilados de transitar con seguridad hasta el país que ha concedido asilo", añadieron, rechazando "todo intento de presión, hostigamiento o criminalización de un Estado o de terceros" sobre la decisión de conceder este estatuto.

La mandataria brasileña, Dilma Rousseff, criticó el espionaje estadunidense, del que su país es blanco según denuncias del diario O Globo, y dijo que estos episodios son "un momento para marcar un límite por parte del Mercosur" a esas prácticas de Washington.

Además de Rousseff, los presidentes de Argentina, Cristina Fernández; Venezuela, Nicolás Maduro; y Uruguay, José Mujica, país anfitrión de la cumbre, 2condenaron" en una declaración las "acciones de espionaje" por parte de "agencias de inteligencia" de EU, las cuales "afectan a todos los países de la región".

La actitud de Washington es una "conducta inaceptable y violatoria de nuestras soberanías" que, además, "perjudica el normal desempeño de las relaciones entre naciones", señaló el bloque sudamericano.

Además, exigieron el "cese inmediato" de las acciones de espionaje y las "explicaciones" acerca de su motivación y consecuencias.

Los presidentes sudamericanos anunciaron que promoverán "en las instancias multilaterales pertinentes la adopción de normas relativas a la regulación de internet, con énfasis en los aspectos de seguridad cibernética", para garantizar la protección de las comunicaciones y preservar la soberanía de Estados e individuos.

Además de representantes de los países asociados al bloque —Chile, Colombia, Ecuador y Perú—, al encuentro asistió como invitado el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, y delegaciones de todos los países centroamericanos, además de Guyana y Surinam, que firmaron el jueves acuerdos marco de asociación estratégica con Mercosur.

De esta forma, el Mercosur tiene ahora acuerdos en el plano comercial con todos los países de Sudamérica.

Venezuela asumió la presidencia pro témpore del bloque, por primera vez desde que ingresó al grupo sureño como miembro pleno en julio del año pasado.

Paraguay dice "no"

El Mercosur anunció ayer que cesará la suspensión de Paraguay, cuando el presidente electo, Horacio Cartes, asuma la presidencia de ese país el próximo 15 de agosto.

Cartes, en cambio, rechazó volver alegando que la entrada de Venezuela al bloque no se ajustó a tratados internacionales y que el regreso de Paraguay dependerá del "respeto al estado de derecho".

Por su parte, el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, manifestó la "mejor voluntad" para superar los problemas con Asunción y llamó a que el bloque trascienda el ámbito comercial y sea un “imán de la unión” de los países del sur.

AGENCIAS