16 de julio de 2013 / 09:17 p.m.

PANAMÁ — Panamá capturó en aguas del Caribe un barco de bandera norcoreana que aparentemente llevaba misiles balísticos, entre otras armas, y que había zarpado de Cuba cargado de azúcar hacia el Pacífico, informaron las autoridades.

Agentes del Servicio Nacional Aeronaval y de la Fiscalía de Drogas de Panamá continúan la revisión del barco y descargando miles de sacos con azúcar que tapaban al menos dos contenedores donde se encuentran las supuestas armas, dijo el martes en una entrevista telefónica con The Associated Press el ministro de Seguridad Pública, José Raúl Mulino.

"Es un hecho inédito", señaló. "Un caso sui géneris por todo el cúmulo de características que rodean el embarque en Cuba, pero como país mostramos con hechos nuestra posición vertical para combatir el crimen organizado y este caso, el acatar las normas y resoluciones de organismos internacionales".

"Parecieran ser una especie de misiles, de cohetes. Al lado hay otro contenedor que parecía tener una especie de controles. Eso es lo que hay en este momento", dijo poco antes a la AP el secretario de Comunicación de la Presidencia panameña, Luis Eduardo Camacho. "Todavía faltan cuatro bodegas que no se han revisado. La revisión de toda la carga va a tomar por lo menos una semana", agregó.

El lunes por la noche, el presidente Ricardo Martinelli dijo en su cuenta de Twitter que "material venía escondido en contenedores bajo un cargamento de (220.000 quintales de) azúcar". Luego, dijo a la radioemisora local RPC que desde hace varios días manejaban información de inteligencia sobre que posiblemente el buque llevaba un cargamento de drogas.

La captura se realizó el jueves y el buque, identificado como Chong Chon Gang, fue llevado a puerto el fin de semana en la terminal internacional de Manzanillo, en la provincia de Colón, a unos 80 kilómetros (50 millas) al norte de la capital. En Colón operan varios puertos de contenedores grandes, entre ellos Cristóbal, en la entrada del Canal de Panamá por el Atlántico.

Mulino dijo que no fue hasta el lunes por la tarde en que se logró abrir uno de los contenedores con acetileno y descubrir el "material bélico". Agregó que conversa con países amigos, a los que no identificó, para que faciliten equipo y personal calificado para poder inspeccionar e identificar cabalmente de qué se trata el "material bélico".

Martinelli dijo que el capitán del navío asumió una actitud de "confrontación", le dio un ataque al corazón y hasta trató de suicidarse ante los requerimientos de información de las autoridades antidrogas y de los estamentos de seguridad panameños.

Aseguró que tras un amotinamiento y resistencia de la tripulación, el barco pudo ser llevado al puerto de Manzanillo, que es una terminal privada construida en una antigua base naval de Estados Unidos. La tripulación del barco, conformada por 35 integrantes, se encuentra bajo la custodia de las autoridades judiciales en una antigua base militar estadounidense, también en la provincia de Colón.

"Este material al no ser declarado y al ser Panamá un país neutral, un país en paz, que no le gusta la guerra, nos sentimos muy preocupados de que material bélico y no sabemos qué otra cosa habrá... pase por el Canal de Panamá y tenga repercusiones internacionales", dijo Martinelli.

Los gobiernos de Corea del Norte y Cuba no habían hecho comentarios sobre las declaraciones de Martinelli hasta el martes por la mañana. Mulino dijo que no se habían comunicado con funcionarios de esos dos países, pero que puso al tanto al embajador de Panamá ante las Naciones Unidas.

Hugh Griffiths, experto en tráfico de armas del Instituto Internacional de Investigaciones de Paz de Estocolmo, dijo que el barco estaba en la lista de embarcaciones sospechosas del instituto desde hace tiempo.

Dijo que ya había sido capturado antes por traficar narcóticos y municiones para armas pequeñas. En 2010 fue detenido en Ucrania y en 2009 fue atacado por piratas frente a la costa de Somalia.

El instituto de Griffiths también se interesó en el barco por la parada que hizo en 2009 en Tartus, una ciudad portuaria siria que es sede de una base naval rusa.

Griffiths agregó que este año el instituto reportó a la Organización de las Naciones Unidas un descubrimiento que hizo de un vuelo de Cuba a Corea del Norte que viajó por el centro de África.

"Dada la historia de Corea del Norte, la cooperación militar cubana y ahora este hallazgo, este vuelo nos parece aún más interesante", explicó. "Después de este incidente, debería haber una atención renovada en los vínculos entre Corea del Norte y Cuba".

Un informe enviado el martes a los suscriptores de Lloyd's List Intelligence dijo que el último puerto conocido que tocó la embarcación fue Vostochnyy, Rusia. El barco partió el 12 de abril con destino declarado de La Habana, viajó al oeste de Japón y luego a través del Pacífico hasta llegar a Balboa, Panamá, el 31 de mayo.

Al día siguiente cruzó por el Canal de Panamá.

"Después de eso, le perdimos la pista en AIS", dijo Daryl Williamson, director de datos marítimos en Lloyd's List Intelligence en Londres, en referencia al sistema de identificación automática que da seguimiento al tráfico marítimo mediante transpondedores a bordo.

"Lo que las autoridades panameñas han dicho coincide con las observaciones, pero no pudimos verificar físicamente el arribo a Cuba ", agregó.

No hubo confirmación de su llegada a La Habana. La nave reapareció en Cristóbal, Panamá, el 12 de julio.

El informe de Lloyd's List dijo que el barco, que está registrado a nombre de Chongchongang Shipping Company en Pyongyang, tiene un "largo historial de detenciones por deficiencias de seguridad y otras razones no declaradas".

El informe agregó que el buque atracó en los puertos chinos durante varios meses antes de partir a Rusia. Dijo que el barco fue construido en 1979 y que tiene una capacidad de peso muerto de 14.000 toneladas.

(AP)