ABELARDO LUZANÍA | @ABELARDOLUZANIA
23 de septiembre de 2016 / 08:05 p.m.

ESPECIAL.- Bastaron un par de minutos para que Belinda causara un gran alboroto en el centro comercial Paseo La Fe, el cual se convirtió en su casa para la firma de autógrafos que ofreció frente a un centenar de fanáticos.

Visiblemente emocionada, la joven ingresó a las instalaciones saludando efusivamente a quienes la esperaron por varias horas.

“Gracias por estar aquí, estoy feliz de poder presentar esta línea de zapatos en Monterrey. Los quiero mucho”, dijo al tomar el micrófono.

Previo al encuentro con sus seguidores, Belinda reconoció sentirse orgullosa por entrar con el pie derecho al mundo de la moda, pues apenas lanzo su línea de zapatos y éstos se agotaron en varias tiendas de la República Mexicana.

“Estoy muy sorprendida por ver cómo las niñas me comparten cuáles son sus zapatos favoritos, con qué los van a utilizar y sus consejos. Fue un proceso en el que me involucré al cien por ciento, desde los colores, las texturas, los tacones, todo tiene mi sello”, mencionó.

Con una apretada agenda de trabajo, no sólo por la promoción de su línea de calzado sino también por la serie de conciertos que se encuentra ofreciendo en México y Estados Unidos, Belinda confeso que a veces necesita trabajar tiempo extra para poder controlar cada uno de sus compromisos.

“La verdad es que a veces no sé ni cómo le hago, pero trato de que todo salga a la perfección. Me fijo mucho en los detalles y es por eso que yo manejo cada cosa, aún y conque cada día tenga que estar en un lugar distinto. Al final del día es mi trabajo y amo lo que hago”.

Tras verse atrapada en controversias que generalmente manchan su nombre, la intérprete de “Si no me Quisieras” dijo encontrar apoyo en el séquito de seguidores que minuto a minuto le demuestran su apoyo incondicional.

“Ellos lo son todo para mí, de verdad que somos como una familia. Son idénticos a mí, es decir, fuertes, seguros, bravos, divertidos y fieles. Me siento sumamente agradecida por poder contar con su cariño porque saben que es totalmente recíproco”.

Durante la firma de autógrafos, Belinda recibió grandes muestras de afecto, entre ellas, un enorme ramo de rosas entregado por uno de sus más antiguos seguidores, de apenas 22 años, quien vistió de smoking con la esperanza de convertirse en su príncipe azul.