12 de junio de 2013 / 01:47 p.m.

París • El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, apostó hoy por "reequilibrar" la relación de fuerzas entre el Ejército sirio y los rebeldes antes de que las tropas de Bachar al Asad lleguen a la localidad de Alepo, bastión de los sublevados.

"En los últimos meses las tropas de Bachar han ganado un terreno considerable, apoyadas por Hizbulá y por Irán, con armas rusas. Hay que detener ese avance antes de que lleguen a Alepo, que es su próximo objetivo. Si no hay reequilibrio de fuerzas no habrá conferencia de paz en Ginebra, la oposición no aceptará participar", afirmó Fabius en la televisión pública "France 2".

París apuesta por celebrar una nueva reunión de paz en la ciudad suiza el mes próximo para buscar "una solución política".

"Para que los soldados de la resistencia puedan defenderse tienen que tener armas" ya que el régimen dispone de "aviones, cañones potentes y ha utilizado de forma escandalosa armas químicas", indicó el jefe de la diplomacia francesa.

Fabius señaló que Francia, junto con sus socios europeos, está estudiando la forma de proporcionar armamento a los rebeldes y recordó que la Unión Europea se dio de plazo hasta el 1 de agosto para mantener el embargo.

Recordó que algunos países árabes ya están proporcionando armamento a la oposición siria y afirmó que también Estados Unidos está estudiando la situación.

"Ya no hablamos de un conflicto local, es un conflicto regional o internacional, Jordania está siendo afectada, Turquía, Libia, Irak también. Nadie puede decir que no le afecta", comentó.

Fabius descartó una intervención militar occidental en el país, pero aseguró que "los resistentes deben disponer de los medios para defenderse".

EFE