NOTIMEX
8 de junio de 2013 / 06:02 p.m.

Madrid • México participará en el V Congreso Mundial contra la Pena de Muerte que tendrá lugar del 12 al 15 de junio en esta capital con el patrocinio de los gobiernos de España, Noruega, Suiza y Francia, y en colaboración con la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte.

En un comunicado, la organización dio a conocer que la abolición universal de la pena de muerte está en marcha y de hecho, en los últimos 40 años, el mundo ha vivido un cambio abolicionista pasando de 20 a más de 70 por ciento de los Estados que han renunciado a aplicarla.

Expuso que este movimiento internacional se ha acelerado particularmente en los últimos 20 años, gracias a la aparición y al desarrollo de un movimiento abolicionista internacional que combina los continuos esfuerzos del mundo político y de los actores de la sociedad civil.

Desde 2001, el Congreso Mundial contra la Pena de Muerte, organizado por la asociación "Ensemble contre la peine de mort" (ECPM: Juntos contra la pena de muerte), en colaboración con la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte, se ha convertido en la cita ineludible de los abolicionistas.

Durante tres días -expuso el comunicado-, el Congreso Mundial reunirá a la sociedad civil internacional, a políticos y a juristas para elaborar las estrategias abolicionistas de los próximos años a nivel nacional, regional e internacional y como para recordar al mundo que la abolición universal de la pena de muerte es una necesidad en un mundo de progreso y de justicia.

Por México estarán Víctor Uribe, representante de la diplomacia mexicana y el ex juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA), Sergio García Ramírez.

Se espera recibir a mil 500 personas provenientes de 90 países de los cinco continentes.

El director general de "Ensemble contre la peine de mort", Raphael Chenuil, sostuvo que todos los ciudadanos del mundo, autoridades y gobernantes tienen que "participar, involucrarse con mayor ahínco y generar más debates".

"En el V Congreso Mundial contra la Pena de Muerte que celebramos este año en Madrid, el más importante a nivel mundial de esta índole, pretendemos que todo el mundo se conciencie y sensibilice para acabar con esta lacra", añadió.

Chenuil sostuvo que "estas penas son decisiones políticas, a nosotros nos importa el valor humano, porque creemos en las personas".

Por su parte, el ex condenado a muerte Joaquín Martínez, ya en libertad, y primer español que dejó el corredor que ponía fin a su vida, contó su experiencia.

"Mis años en aquel lugar, sin saber si saldría por mi inocencia o venían a llevarme a la silla eléctrica, fueron terribles. Aún recuerdo el primer día", comentó.

Martínez añadió que en su casa "no usa" focos porque le recuerdan a los que había en la sala donde "se mataba a los condenados" y que por tanto "solo tiene alógenos".

"En mi celda soñaba a diario con estar libre, ahora, a menudo, tengo pesadillas en las que estoy ahí dentro todavía sin libertad. Tengo secuelas difíciles de borrar", abundó.

Por último quiso agradecer a todos los que "difundieron" su caso para ejercer presión y ayudarle a "ser libre" y abogó por "no cesar" en la lucha de Pablo Ibar, el único español ahora mismo en el corredor de la muerte desde hace 13 años en Florida, Estados Unidos.

"Todos debemos apoyar a Ibar, es inocente y se debe hacer más. Las pruebas que le acusan de triple asesinato son absurdas y no podemos permitir que sea el primer asesinado legalmente", dijo.

Cándido Ibar, padre del condenado, manifestó que lo único que piden es "una oportunidad" y un juicio "en condiciones" para su hijo.

"El primer abogado de oficio que nos impusieron era adicto a los ansiolíticos y no pudo hacer una buena defensa, desde entonces mi hijo lleva 19 años entre rejas y 13 en el corredor de la muerte. Confiamos en demostrar su inocencia", comentó.